martes, 7 de enero de 2020

Cómo activar los super poderes de tu caballo

Y de un modo sencillo y económico.


En el artículo que precedía a este (Lo que tu caballo no usa, lo pierde) hablábamos de las enormes capacidades innatas del caballo. Si no lo leíste, te recomiendo hacerlo, para que entiendas mejor la importancia de hacer ejercicios como él que te propongo en este artículo.


A todos nos gustan los caballos que rebosan vitalidad y tienen sus capacidades a pleno rendimiento, pero,  ¿cómo se consigue que dichas capacidades vayan a más con el tiempo?

Aquí vamos a hablar de cómo mantener a tope una de esas capacidades, y que pueden llegar a ser realmente super poderes.

Lo primero que me gustaría decirte, es que para que esas capacidades de tu caballo, estén despiertas y activas, no necesitarás hacer con él entrenamientos extremos y machacones. Creemos que solo los entrenamientos que acaban con los caballos sudados y sin una gota de energía, son necesarios para conseguir un buen estado de forma y un óptimo desarrollo de sus capacidades. Pero nada más lejos de la realidad, y de hecho, ese tipo de entrenamiento, acarrea justo lo contrario: caballos en mala forma, que se lesionan y que nunca estarán implicados en lo que hagan.

Por fortuna, conseguir el pleno rendimiento de dichas capacidades, es mucho más sencillo. Ahora bien, que sea más sencillo no significa que no requiera constancia y dedicación.

De hecho, estas son las dos claves principales. Y aquí es donde justo fallan la mayoría de planes de ejercicios de un caballo. Es muy común ver a caballos que por ejemplo trabajan muy intensamente el fin de semana y en cambio entre semana ni siquiera salen de su box. Así, es imposible conseguir un estado de forma mínimo, un desarrollo de las capacidades del caballo, y lo único que obtendremos, serán lesiones y problemas.

¿Y cuáles son esas capacidades que pueden llegar a ser supepoderes? Pues muchas, y en definitiva, las que nos enganchan del caballo: velocidad, fuerza, agilidad, rapidez de respuesta, coordinación, equilibrio, etc. 

En esta ocasión vamos a centrarnos en una muy importante, y de la que ninguna hípica habla en sus clases y en la que casi nadie prepara a sus caballos: LA PROPIOCEPCIÓN

Veamos primero: ¿Qué es la propiocepción?

El control que tiene el cerebro de todas y cada una de las partes del cuerpo. De todas las explicaciones que hay por internet, me gusta mucho la del Dr. Sergi Sastre. Es experto en recuperación de lesiones humanas, pero el artículo que tiene sobre la propiocepción es muy completo y sencillo y perfectamente aplicable al caballo, puedes leerlo aquí.

¿Para qué sirve básicamente?

Mientras más alta sea la propiocepción, más ágil, coordinado y equilibrado estará un caballo.

¿Qué beneficios otorga el entrenarla?

No solo le otorgará los beneficios comentados, sino que le previene de un modo muy efectivo contra las lesiones.

¿En qué nos vamos a centrar más concretamente en el ejercicio del vídeo?

En el control de las cuatro extremidades, pero sobre todo de los cuatro cascos. La propiocepción funciona gracias a los propioceptores, y con el ejercicio del vídeo vamos a trabajar activando y estimulando especialmente los propioceptores que se encuentran en los cascos.

En casos de caballos herrados, y especialmente de caballos que han pasado muchos años mal herrados, la propiocepción suele verse muy disminuida, y si a eso le sumamos años de vivir en un box, y que su único trabajo haya sido en pista, es muy probable que la propiocepción de este tipo de caballos, esté al mínimo.

Por suerte, es enormemente sencillo poder trabajarla y desarrollarla, y una vez la hemos desarrollado, mantenerla activa. Tan solo requiere una serie de distintos firmes con los que podamos pasar con nuestro caballo. Además, no necesitamos hacerlo ni al trote ni al galope, solo al paso, y cuanto más tranquilos mejor, y lo ideal es hacerlo Pie a Tierra, sin montarnos.

Las pautas a seguir son sencillas: le ponemos a nuestro caballo una cabezada con un ramal y nos lo llevamos a caminar para que pise por cuantas más superficies distintas, mejor, por un espacio mínimo de 25-30 minutos, aunque al no tratarse de un ejercicio que genere fatiga, podemos hacerlo por más tiempo. 

Lo ideal es hacerlo varias veces en semana, y es mejor, 20 minutos todos los días que no una hora y media un día solo y el resto de la semana nada.

Un caballo mal herrado, siempre estará limitado para hacer este ejercicio, ya que el casco apenas impactará en el suelo y solo lo hará la herradura. Un caballo descalzo, pero mal recortado o con los cascos largos, tampoco aprovechará bien el ejercicio, ya que sus ángulos de apoyo y el contacto de la palma (en el caso de firmes de arena y gravilla) y de la ranilla, no serán óptimos.

Un caballo bien herrado, aprovechará mejor el ejercicio, pero sin duda, alguna, el caballo descalzo y con sus cascos bien recortados, será el que mejor aproveche este ejercicio, ya que el casco podrá ejercer su función de un modo completo.

En casos de caballos desherrados que estén muy sensibles, no es recomendable hacerlos pasar por firmes con piedras que les puedan causar demasiado daño, e ir adaptando el ejercicio a su nivel de sensibilidad, buscando firmes que le estimulen, pero que no le dañen.

Este es un tipo de trabajo que hago con Atómico para que los años que pasó viviendo en un minibox y del que solo salía para trabajar en pista, se reviertan. En su caso además, es una manera muy saludable de prevenir que su lesión en los menudillos de los posteriores vaya a más. 

En el vídeo puedes ver que el hacer este trabajo es muy sencillo, y que el único límite lo marca la creatividad que te permita desarrollar la zona en la que te puedas mover con tu caballo, pero mientras más firmes y terrenos diferentes pise tu caballo, más activos estarán los propioceptores de sus cascos.


Insisto en que es un trabajo que por no ser agotador ni machacón puedes incluir varias veces en semana o incluso cada día, y que mientras más tiempo pase el caballo parado en su box o corraleta, más necesario será.

Si quieres conocer muchas más formas de desarrollar las capacidades de tu caballo, lo que te cuento en este vídeo, puede interesarte: 












2 comentarios:

  1. Muchisimas gracias por todas tus explicaciones, por todo¡

    ResponderEliminar
  2. Hola Tomás, Me va a gustar muchísimo el curso "Caballo Salvaje". Gracias de nuevo por el gran artículo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar