viernes, 6 de diciembre de 2019

¿Sabes que lo que tu caballo no usa, lo pierde?

Siempre asociamos la imagen del caballo a enormes capacidades y a sensaciones como la libertad, pero ¿cuál es la realidad de la mayoría de caballos?



Todos los seres vivos nacemos con capacidades extraordinarias, que si vamos desarrollando, con el tiempo van a más y pueden llegar a ser casi superpoderes. Por eso, acróbatas, artistas marciales o gimnastas nos sorprenden con movimientos y destrezas que parecen sobrenaturales. Pero no lo son, simplemente son personas que han trabajado mucho para desarrollar dichas capacidades.

El entrenamiento de los monjes shaolin es lo que hace que parezca que tienen superpoderes, pero son seres humanos normales y corrientes. Tan solo han desarrollado capacidades que todos los humanos tenemos de un modo innato.


Los caballos, igualmente, nacen con una serie de capacidades innatas, que con el entorno y los estímulos adecuados, pueden igualmente llegan a ser extraordinarias: velocidades de más de 40 km/h, saltos de más de un metro de altura, etc.

El Steeple Chase es la máxima expresión de las capacidades del caballo llevadas a la competición: velocidad, salto, equilibrio y agilidad llevados al extremo. 


Pero al igual que todos los caballos nacen con estas capacidades, también poseen un mecanismo que las desactiva.

El cerebro del caballo, como el del ser humano, todo aquello que no use, tiende a desactivarlo, ya que estima que al no usar una cierta capacidad, mantenerla despierta supone un gasto de energía y concentración que no merece la pena.

Te propongo un juego para que lo entiendas. Si estás calzado, quítate los zapatos y los calcetines. Y ahora, elige uno de tus pies. Sobre el que hayas elegido, intenta mover de un modo independiente cada dedo, levantándolo, y después separándolos unos de otros. En definitiva, se trata de que intentes hacer con los dedos de tus pies algo medianamente parecido a lo que haces con los dedos de tus manos.




¿Cuesta? ¿Se te resiste el ejercicio y mueves todos los dedos como un bloque y torpemente?

Imagino que sí. Es normal, le sucede a la mayoría de personas que usan zapatos desde pequeños. Pero naciste con la capacidad de usar los dedos de tus pies con la misma soltura que los de las manos. Lo que pasa es que como dejaste de usarlos desde muy pequeño, las conexiones nerviosas que unen tu cerebro con los dedos de tus pies, están totalmente dormidas. Y eso a su vez, ha llevado a que las 33 articulaciones, 26 huesos y más de 100 tendones, músculos y ligamentos que los componen, estén anquilosados.

Pero esta maravilla de diseño que son los pies está creada para funcionar como una estructura totalmente funcional, y si quisieras y empezaras a proponértelo, podrías recuperar la capacidad de usar los dedos de tus pies con mucha soltura. De hecho hay personas que incluso pintan y hacen maravillas con sus pies. Y eso es, porque se han preparado para hacerlo, y en lugar de dejar que la capacidad de emplear sus pies se duerma, la han seguido desarrollando. En este artículo del NY Times hablan de los beneficios cerebrales que tiene el empezar a pintar con los pies.

Este cuadro es obra del artista chino, Huang Guofu, quien pinta con los pies y la boca.


El caballo por su parte, posee de un modo innato enormes capacidades atléticas y gimnásticas, ya que como animal herbívoro, ha desarrollado a lo largo de la evolución la capacidad de ponerse a una velocidad rápida en un instante, un equilibrio prodigioso a galope, el poder saltar alturas impensables para nosotros, etc.

En cambio, por desgracia, nos encontramos con una enorme cantidad de caballos que no solo se lesionan con facilidad, sino que sufren tropezones continuamente, van totalmente rígidos, el trabajo les molesta, y en general, van a peor con el tiempo.


¿Cómo es posible entonces que un animal como el caballo que es un prodigio de la naturaleza, llegue a padecer tantos problemas?

La respuesta es muy sencilla: EL MODO DE VIDA AL QUE LE SOMETEMOS, HACE QUE SU CEREBRO DESCONECTE TODAS ESAS CAPACIDADES PRODIGIOSAS.

Exactamente igual que tu cerebro desconectó la mayor parte de las capacidades de tus pies, el cerebro de la mayoría de caballos ha desactivado casi todas sus increíbles facultades, y eso supone que su cuerpo se vuelva cada vez más rígido y poco funcional, y eso a su vez le predispone a lesionarse con más facilidad.


El caballo, necesita condiciones que estimulen y mantengan sus capacidades despiertas. Si le confinamos durante horas y horas en un espacio tan diminuto, sin apenas luz, oxígeno, compañía...su cerebro desconectará la mayoría de sus sistemas y su cuerpo se debilitará y se volverá frágil y vulnerabale, aunque por fuera nos siga pareciendo un animal grande y fuerte. Foto de https://fedupfred.com/


La pérdida progresiva de estas facultades no viene determinada además por lo que ha hecho el caballo en sus últimos días, sino que está condicionada por todo lo que ha vivido desde potrito. Y por desgracia, sigue siendo bastante frecuente que muchos potros se críen en zonas muy reducidas. Si de pequeño se crían en zonas pequeñas y de adultos se pasan la vida en un box, es normal que su cerebro desconecte la mayoría de sus capacidades. Y a su vez, ello conlleva irremediablemente, un cuerpo mucho más predispuesto a la lesión.

En la imagen de abajo podemos ver un grupo de caballos de Mongolia. Aunque nos cueste creerlo, los pocos grupos de caballos salvajes que aun quedan por el mundo, presentan mucho menos problemas que los que tienen los caballos domésticos. Y es precisamente, porque el caballo responde mucho mejor  a condiciones en las que "pueda ser caballo" que no a las de cautividad, confinamiento y entrenamientos repetitivos y machacones, es decir, la mayoría de condiciones a las que sometemos a nuestros caballos de ocio y deporte.


Está claro que en nuestra sociedad actual, es difícil darle a un caballo una vida como la de un caballo salvaje, pero sí que podemos hacer muchas cosas por mejorar las capacidades de nuestros caballos y con ello su salud en general.

Cómo hacerlo, te lo cuento en el siguiente artículo, en el que hablaremos de los super-poderes de tu caballo y cómo mantenerlos despiertos y vivos. 

Sobre esto mismo va también mi próximo programa de trabajo online. Te invito a que lo conozcas un poco mejor en el siguiente enlace: http://www.tomasmateo.com/p/caballo-salvaje-programa-de.html




No hay comentarios:

Publicar un comentario