martes, 10 de diciembre de 2019

Plan de ejercicios para tener tu caballo en forma sin sobrecargar su dorso

Hoy me gustaría compartir con vosotros el plan de ejercicios con el que llevo trabajando en las últimas semanas con Copito de Nieve, y el cual está funcionando excelentemente.



Como ya he comentado en otros post's, es un caballo al que le cuesta mantener la forma, un Pura Raza Española y con tendencia a engordar con facilidad. Por lo tanto, para poder mantenerlo en óptima forma, pero a la vez sin sobrecargar su dorso con horas y horas de monta, he preparado un plan de ejercicios muy específico en el que solo se monta dos días en semana. Eso sí, dicho plan hay que mantenerlo a rajatabla, ya que si dejo pasar varios días sin que el caballo trabaje, baja de forma rápidamente.

En dicho plan trato de combinar varios elementos, pero por encima de todo, priorizo su forma cardiovascular, ya que es lo que más le cuesta mantener. Es un caballo con un nivel de doma bastante aceptable, por lo que la doma, apenas la trabajamos, ya que es algo que el caballo conoce de sobra e incidir sobre los clásicos y aburridos ejercicios de pista de doma ni le ponen en forma ni le estimulan.

Es cierto que entre los planes de futuro está hacer algunos concursos de Doma con Copito, ¿pero eso significa que haya que entrenar la reprisse diariamente? En mi opinión, una vez el caballo tiene cierto nivel de doma, es mucho más beneficioso para el caballo olvidarse del trabajo machachón de doma y centrarnos más en otorgarle al caballo un nivel de forma física óptimo. Eso le permitirá, rendir perfectamente en doma, ya que un caballo, una vez aprende a ceder a la pierna, a apoyar, etc., no es necesario pedírselo cada dos por tres, ya que nunca se les olvida.

Dichos ejercicios domeros, no solo resultan aburridos para los caballos, sino que no sirven para crear una buena forma física general. En cambio, trabajar con barras, saltos pequeños, cavalettis, salir al campo, un buen trabajo a la cuerda, etc., son maneras mucho más sólidas de poner a un caballo en auténtica forma.

¿Y cómo conseguimos esto y sin sobrecargar el dorso?

Con una combinación de:

_Trabajo a la cuerda (Jueves y Sábado)

_Sesiones de HIIT (hight intensity interval training) en el callejón de saltos (Martes y Viernes)

_Salidas al campo montado (Miércoles y Domingo)

El lunes es día de descanso y el caballo se queda en su prado y con su manada, y solo lo saco del prado para darle su correspondiente alimentación. Y de los seis días de trabajo, solo dos son de trabajo montado, con lo que conseguimos un buen nivel de forma sin apenas pasar tiempo sobre su dorso.

En el trabajo a la cuerda combinamos de todo, desde trabajos básicos de coordinación y propiocepción, pero especialmente trabajo con troncos como el que hago en este mismo vídeo con la yegua, ya que esta combinación de cuerda y troncos requiere potencia y fuerza, y ambos elementos inciden en una mejora global de la forma física cardiovascular.




En las sesiones de HIIT en el callejón trabajamos dos veces por semana, con paso, algo de trote y series al galope. El HIIT, cuya traducción es Entrenamiento de Intervalos de Alta Intensidad, ofrece multitud de beneficios a nivel de puesta en forma con poco tiempo de entrenamiento. Las sesiones no suelen pasar de los 20-25 minutos, en los cuales ya van incluidos el calentamiento y el enfriamiento. En estas sesiones busco que el caballo entre en un nivel anaeróbico durante poco tiempo, del cual salga y vuelva a entrar al rato. Y ojo, que estas sesiones en el callejón de saltos no solo afectan positivamente a la forma cardiovascular, ya que el caballo ejecuta cambios de pie, tiene que jugar con su equilibrio al trazar las curvas, etc. Es decir, un ejercicio formidable, como pocos, y que además hace el caballo sin el peso de un jinete encima, con lo que su dorso puede actuar libremente.




(Preparación de potros y caballos jóvenes)
Este tipo de trabajo, que apenas implica pasar tiempo encima del caballo, es también especialmente interesante para caballos jóvenes y potros, como contaba en este artículo de hace ahora justo tres años. Puedes leerlo en este enlace: http://www.tomasmateo.com/2016/12/preparacion-de-un-potro-de-3-anos-y.html

En el caso de que no dispongáis de callejón de saltos, os puede servir un redondo si tiene un diámetro considerable (de 20 m o más), o si tampoco es el caso, podéis hacer lo mismo a la cuerda en un terreno adecuado y acompañando al caballo en el movimiento, es decir, no dejando que gire en círculos cerrados alrededor de nosotros mientras permanecemos quietos. En este vídeo de mi canal de Facebook te muestro cómo hacerlo.

De las dos salidas al campo, una es solo al paso, la cual suele ser más larga, que suele estar entre los 7-10 kilómetros. Aunque sea solo al paso, el ritmo que llevamos es alto, llegando a una velocidad a veces de casi 9 km/h y un buen trabajo de paso por el campo, ya aporta bastantes beneficios cardiovasculares. Además, al ir por distintos terrenos, desniveles, etc., los beneficios de puesta en forma son globales.

La otra salida de paso, en la que incluyo series al galope, la suelo hacer el domingo ya que al día siguiente será el día de descanso. Son salidas más cortas, que no suelen pasar de los 4 kilómetros y en las que voy al paso hasta una zona de cuestas en las que hago series de galope en suspensión, galopando en cuatro tiempos. Es otro entrenamiento de intervalos con series de alta intensidad en definitiva.



Si os fijáis, nunca hay dos días seguidos de alta intensidad, y siempre a un día más "cañero" le sucede otro de trabajo más relajado. Esto es muy importante y donde he visto que fallan muchos planes de ejercicios, que no tienen en cuenta las cargas de intensidad y repiten rutinas machaconas durante tres días y después a lo mejor se pasan dos o tres días seguidos sin hacer nada.

Para tener éxito con un programa de entrenamiento, lo primero es incluir elementos diferentes, es decir, crear un plan de trabajo combinado. Después, es igual de importante saber cómo y cuándo combinar dichos elementos, para optimizar al máximo los niveles de energía y que el caballo siempre esté con ganas de implicarse en los ejercicios y se sienta estimulado e invitado a ir a más.

Y por último, el verdadero secreto para tener un buen caballo en forma consiste en saber combinar esa base mínima de ciertos elementos imprescindibles que hemos mencionado, pero priorizar según en el caso de cada caballo aquello que más necesite según su edad, genética, historial de lesiones si las hubiera, etc.

Es decir, hay que PERSONALIZAR el ejercicio a cada caballo y adecuarlo además a cada momento en el que se encuentre.
--------------------------------------------------------------------------

¿Te gustaría tener un programa de entrenamiento adecuado para tu caballo? Podemos estudiar tu situación sin compromiso y ver qué clase de programa es el más adecuado para ti y tu caballo. Consulta esta sección de mi web y escríbeme si tienes dudas: http://www.tomasmateo.com/p/entrenamiento-online.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario