lunes, 12 de agosto de 2019

"Tratado" sobre el mal del cuello invertido y el dorso hundido y cómo actuar ante este problema


En este extenso artículo explicamos los pasos a seguir cuando nos encontramos con un caballo que invierte el cuello y hunde el dorso.



1_Introducción al mal del cuello invertido

El “mal del cuello invertido” y su consecuencia aparejada de dorso hundido, parece extenderse como la pólvora. Es en cierta medida lógico: la cabaña equina vuelve a aumentar, una vez hemos dejado atrás los años de economía de guerra en los que apenas se criaron caballos a la par que decenas de ellos fueron a parar al sitio de que nunca se vuelve.

Las hípicas vuelven a estar llenas y aumenta el número de personas que tienen caballos. Ahora bien, lo que no aumenta es la buena Equitación ni los conocimientos sobre principios básicos de entrenamiento, por lo que los problemas con los caballos, lejos de decrecer, van en aumento, pues la suma de más caballos con los mismos pobres conocimientos de siempre, solo puede arrojar como resultado un aumento de los problemas hípicos. Y de entre todos ellos, uno muy frecuente, es el de los cuellos invertidos.

Veamos brevemente qué causas son las que pueden provocar que un cuello se invierta.

2_Origen natural del cuello invertido. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la posición de cuello invertido, aunque afecta a todo el cuerpo como después veremos, es totalmente natural en un caballo y hasta necesaria en su condición de presa, puesto que es la postura que adopta cualquier caballo al ponerse alerta ante lo que él considera como un peligro potencial. Al hundir el dorso e invertir el cuello su cabeza se coloca en el punto más alto, sus ojos y sus oídos se afinan al máximo y apuntan en la dirección en la que está ese supuesto riesgo.

Al colocarse de esta manera, el peso del caballo, que por lo general reposa en un 60/70% sobre el tercio anterior, pasa a estar más equilibrado y cargar más sobre el tercio posterior, fundamental por si hay que ponerse al galope de inmediato con buen equilibrio.

Siempre que sucede esto, el corazón empieza a latir bastante más rápido, bombeando mucha más sangre especialmente a los músculos de los posteriores por si hay que salir galopando a toda velocidad. A la par, el cerebro segrega más cantidad de cortisol para ayudar a estar más alerta aun. El caballo tiene la capacidad de activar este mecanismo de alerta en menos de un segundo, lo cual le ha servido para salvarse de numerosos peligros a lo largo de su historia evolutiva.



En esta postura y en este estado de alerta puede permanecer un tiempo determinado, y según lo que el caballo considere, decidirá huir y tomar distancia del peligro, o simplemente dar unos trancos de trote muy “passageados” hasta colocarse en un lugar en el que observar  mejor el posible peligro y entonces ya decidirá si sale corriendo o finalmente decide que el peligro no requiere huida y vuelve a la relajación.

Por lo tanto, la postura del dorso hundido con el cuello del revés, como vemos, no solo es propia del caballo como animal de presa, sino que es un excelente mecanismo de supervivencia que le permite desplegar toda su capacidad de atención y su potencia de huida en décimas de segundo. Recordemos que el caballo no ha evolucionado para hacer Equitación, sino para sobrevivir, y aunque el cuello del revés y el dorso hundido es algo que nos dificulta la Equitación, para el caballo es un mecanismo innato de supervivencia.


comprueba en este vídeo la rapidez con la que un caballo puede activar su postura de alerta invirtiendo el cuello y como eso mismo hace que los rendajes fijos en la cuerda supongan un gran riesgo


Ahora bien, como todos los mecanismos de supervivencia (los humanos por ejemplo tenemos un sistema parecido), si se mantienen por mucho tiempo, y si se repiten con frecuencia, tienen consecuencias muy negativas. A nivel fisiológico, el segregar cortisol por demasiado tiempo produce desajustes endocrinos que mantenidos en el tiempo tienen consecuencias muy graves en el organismo (debilidad del sistema inmune, desajustes metabólicos, etc.), y a nivel muscular, produciría una hipertrofia de los músculos de la base inferior del cuello y una atrofia de los músculos del dorso, es decir, nos estropea todo aquello que necesitamos para que el caballo nos permita montarle de un modo sano y en el que disfrutemos, con posturas óptimas y cómodas, y como consecuencia biomecánica, su paso se hace más corto, los pies dejan de entrar debajo de la masa, sus abdominales están tan estirados que no pueden funcionar como deben (contraídos), y en general, pasa a ser un caballo tenso, que apenas camina, y que en definitiva, es muy desagradable montar.

Si a eso le sumamos que los caballos que se pasan la vida invertidos y tensos, tienen muchas más probabilidades de lesionarse porque usan su cuerpo de un modo inadecuado, y que son mucho más propensos a sufrir enfermedades de cualquier tipo pues su sistema inmune, siempre bajo debido al estrés, no puede hacer frente con la misma fuerza a virus y bacterias, nos encontramos con un cuadro que cuanto antes atajemos, mejor para el caballo.

A eso además, hemos de añadirle otro factor, y es que el caballo que se invierte normalmente al ser montado, suele asustarse mucho más y de cosas sin importancia, que los caballos que no se invierten, por la sencilla razón de que su cuerpo siempre está en posición de alerta, lo cual manda una señal a su cerebro: “puede haber peligro por cualquier sitio”. Esto es puro condicionamiento fisiológico, es decir, en vez de ser el cerebro el que manda la orden al cuerpo de ponerse en alerta porque la vista o el oído han percibido un posible peligro, el propio cerebro interpreta que debe haber algún peligro rondando puesto que el cuerpo está  en postura de alerta. Y por eso, a un caballo que esté asustado y adopte la postura de alerta y no haya ningún peligro real al lado, si le provocamos sin coacción que estire el cuello y baje la nuca  a la altura de su cruz, se relajará inmediatamente, porque su cerebro interpreta que si el cuello está estirado y la nuca baja, no hay peligro real.


3_Causas del cuello invertido en Equitación.

A_Estrés y miedo general del caballo. Como acabamos de ver, el cuello invertido y el dorso hueco pueden obedecer a causas estresantes o al menos que el caballo interpreta como estresantes. Si tenemos un caballo al que cuando lo montamos, nosotros mismos lo estresamos por nuestra manera de montar, no nos quepa duda, de que el caballo cada vez se invertirá más. Pero de esto, hablo más en la causa B, aunque siempre debemos tener presente que el estrés y la mala monta son caminos de ida y vuelta continua, es decir, la mala monta lleva al estrés y el estrés produce un caballo invertido en la monta.

Es lo que veíamos antes del condicionamiento fisiológico. Ahora bien, igualmente, este condicionamiento puede ser una ayuda si sabemos cómo aplicarla, pues una buena monta y un buen trabajo a la cuerda, pueden conseguir que un caballo deje de trabajar invertido.

B_Monta inadecuada. Como decíamos antes, una mala Equitación puede llevar a un caballo a invertirse. Por ejemplo:

-Culadas en la montura. Personas con mal asiento que carecen de buen equilibrio, y como dan culadas (o culetazos), se hunden en la montura, y por lo tanto en el dorso, con lo que el caballo ahueca su lomo y en consecuencia, invierte su cuello. Si se permanece mucho tiempo en esta postura, el caballo cada vez se habitúa más a llevar su cuerpo de esta manera y mantenido en el tiempo nos encontramos el riesgo de que el caballo vaya modificando su musculatura de tal forma que directamente en cuanto cualquier persona se sube, ya esté invertido directamente.

_Bocados severos usados con mano rígida. Un bocado con mucho mando junto a una mano que solo hace trincarse de las riendas, provoca que el caballo en su huida de la presión que siente en la boca, lleve su cabeza todo lo atrás que pueda, y como ve que incluso así no es capaz de encontrar alivio, puesto que las manos del jinete siguen inamovibles tirando hacia atrás, empieza a adoptar la postura de inversión.



Este caballo fue víctima de un hierro grande y una mano dura y eso le dejó un cuello totalmente del revés y el dorso hundido.

_Usar sistemas bitless sin tener conocimientos de métodos de descontracción del cuello. Montar sin hierro per se no conduce a nada. Podemos montar sin hierro, pero es fundamental MONTAR BIEN. El problema es que una mala monta, con o sin hierro, no ayuda en el caso de los cuellos invertidos, y muchos propietarios creen que eliminando el hierro solucionan el problema, cuando la solución está por encima de todo, en la manera de montar. Además, ciertas cabezadas bitless, por el modo que tienen de hacer presión sobre la cara del caballo, pueden invitar al caballo a invertirse si no se usan con precisión y técnica. Sobre el asunto bitless te recomiendo este artículo que escribí.

-Usar monturas en mal estado o inadecuadas a la conformación de nuestro caballo, exceso de salvadorsos, cinchas rígidas y otros factores que incomodan o provocan daño al caballo en el dorso y en la zona torácica, abdominal (los abdominales llegan más adelante de lo que las personas creen) y lumbar.

-Bocas con puntas que harán que el caballo vaya evitando el dolor y adopte posturas antiálgicas.

-Dolor en los posteriores.

-Dolor en la región lumbosacral.

-Falta de musculatura en la grupa

Por lo tanto, es fundamental tener en cuenta el siguiente paso


4_MUY IMPORTANTE: Ayuda profesional veterinaria.

Si tenemos un caballo con el dorso hueco y el cuello del revés con hipertrofia en la zona de los braquios,  es muy probable que haya dolor no solo en el dorso, sino en otras zonas. Antes de empezar a trabajar el caballo para que deje de invertirse, es muy importante que un buen veterinario especialista en rehabilitación examine el caballo, determine su grado de dolor, y a su vez, explore el resto del cuerpo para ver qué otros puntos de dolor puede tener, y dónde puede estar el origen de esta postura del caballo, pues hemos visto que los factores desencadenantes pueden ser varios.


José Miguel Gómez, de Dorso Equino, veterinario especialista en rehabilitación.

5_Plazos para que el caballo deje de estar invertido.

Una vez tenemos un diagnóstico veterinario (¡no te saltes este paso!) y somos conscientes de cuáles son los posibles factores que pueden llevar a que una postura natural en el caballo se convierta en un mal hábito que sostenido en el tiempo puede llegar a causarle importantes daños fisiológicos y biomecánicos, tenemos que ser conscientes de que cada caballo requerirá un periodo de trabajo concreto y que dependerá del tiempo que le dediquemos y de los conocimientos que tengamos sobre las distintas técnicas que pueden ayudar a paliar este problema.

Es importante aclarar que aunque dominemos las técnicas y consigamos desinvertir un caballo en un instante, para paliar los efectos negativos que en su cuerpo ha creado la inversión de un modo prolongado, necesitaremos tiempo para revertir las consecuencias de una postura invertida mantenida en el tiempo. Por regla general, a más tiempo se haya montado un caballo de modo invertido, más necesitaremos prolongar el trabajo para eliminar las consecuencias musculares y fisiológicas que se han desarrollado en su cuerpo. Por lo tanto, una cosa es el poner solución inmediata, y otra muy distinta es crear un plan de entrenamiento específico, programado en el tiempo y encaminado a hacer que ese caballo que ha hecho un uso tan inadecuado de su cuerpo, vaya modificándolo progresivamente. Si crees que tu caballo necesita un plan específico pero no sabes por dónde empezar, puedo ayudarte con planes de entrenamiento específicos para tu caballo.

Por esto que acabamos de comentar, los rendajes “trampa” no sirven para nada. Pueden hacernos creer que han arreglado el problema pues un caballo que habitualmente trabaja invertido, si se le colocan unas riendas de atar, se pone “redondo” como por arte de magia, pero normalmente esto no hará sino encaminar al caballo a que empeore, pues lo que haces es camuflar los síntomas mediante presión en la boca y no investigar en la posible causa del problema.


6_Cómo arreglar el problema




Un caballo que se invierte, deja de emplear sus posteriores, no usa sus abdominales contraídos para sustentar al dorso, este se hunde y el cuello se invierte, por lo tanto, lo que tenemos que conseguir es justo lo contrario, es decir que el caballo trabaje con los pies entrando, los abdominales contraídos, el dorso estirado y, como consecuencia, si todo lo anterior se cumple, el cuello irá relajado y estirado.

¿Y esto cómo se consigue? 

De muchas formas, vamos a mencionar las más básicas:

6.1_Modo de vida general del caballo. Un caballo que vive en un prado en el que puede moverse libremente, que come del suelo, se revuelca, etc, va a pasar la mayor parte del día con el dorso estirado y un cuello en posición óptima. En cambio un caballo en box, sin moverse, con la cabeza en alto, con la comida en un pesebre alto, que no se puede revolcar, etc., tendrá unas condiciones poco favorables para que su físico mejore. Tened en cuenta que nosotros pasaremos con el caballo trabajándolo una hora de media al día como mucho, por lo que lo que haga en las restantes 23 son fundamentales.

6.2_Trabajos a la cuerda en cuestas, desniveles, etc. Las cuestas, montículos (por pequeños que sean), ayudan al caballo a usar su mecanismo de balancín (cuello/cabeza) de un modo óptimo para equilibrarse.


6.3_Trabajo a la cuerda con saltos especialmente fondos y troncos.




6.4_Trabajo pie a tierra con rendajes NO a la boca

6.5_Trabajo montado específico para desinvertir

6.6_Trabajo montado con rendajes auxiliares. Yo uso sistemas de riendas deslizantes tanto de un modo bitless como con filete, dependiendo del caballo y de su fase de entrenamiento. En el curso sobre rendajes explicaré este tema detalladamente.

6.7_Ayuda profesional en la rehabilitación, por parte de un buen veterinario especialista en fisioterapia u osteopatía, según el caso.

En mi opinión y por mi experiencia, lo mejor es conjugar todos estos elementos, y si se trata de un caso extremo, con el dorso muy hundido, priorizar claramente el trabajo a la cuerda y olvidarnos de montarlo, si hace falta por un periodo de tres meses o incluso más.

Si hablamos de rendajes, claramente tenemos que distinguir, los que se usan en el trabajo a la cuerda y los que usamos montados. La gran diferencia es que cuando estamos trabajando a la cuerda, no tenemos nuestra mano para dosificar, por lo que no soy partidario de nada que vaya a la boca, por lo que no creo en los arreglos de “maquillaje” que proporcionan las riendas de atar o las mismas riendas de montar amarradas a la cincha como hacen decenas de personas. El caballo se coloca “redondo”, sí, pero eso no significa que esté usando bien su dorso, pies, etc.

Hay que valorar al caballo en su conjunto, no solo en su postura de cuello


7_ Profundicemos en los rendajes:

Veamos una serie de consideraciones sobre los rendajes que fuerzan al caballo mediante presión en la boca en el trabajo a la cuerda, aunque para mi el principal problema es que la mayoría de personas que usan rendajes, sobre todo los fijos, es que solo se fijan en el cuello, y no tienen en cuenta que lo que sucede en el cuello, no es más que la consecuencia de cómo van funcionando los pies y la sinergia cuello/riñones, por lo que un caballo puede ir con el cuello más recogido del mundo, arqueado y muy estético, pero sin sus pies ni abdominales funcionar del modo correcto, con lo que el ejercicio realizado con el rendaje, pasa a ser totalmente nulo, y en la mayor de las veces, dañino. Pero además:

7.1_Si un rendaje obliga al caballo a adoptar una postura de un modo forzado pasando por la embocadura, ya no es Equitación, sino someter por la fuerza. Y la Equitación debe buscar indudablemente la implicación del caballo, pero de un modo en el que él se sienta estimulado a entregar lo mejor de sí mismo, no a sacárselo a base de elementos coercitivos. Esta segunda opción, tiene dos consecuencias en el tiempo:

7.2_ Al esconder los síntomas de la inversión y no ahondar en sus causas, pueden ayudar a la aparición de lesiones, dolor, tensión, etc.

7.3_Rechazo del caballo al trabajo por las molestias que le provoca ese rendaje.

Por lo tanto, cualquier cosa que hagamos con el caballo, debe ir basada en la estimulación, no la coacción. Yo no me posiciono en contra de los rendajes, sino que predico en favor de aquellos rendajes que el caballo entiende de manera positiva, y sobre todo, nosotros sabemos ir graduando en función de cada caballo y el momento físico y psíquico en el que se encuentre.

Esto me hace descartar sistemáticamente los rendajes a la boca en la cuerda, ya que son coercitivos 100%, tales como riendas de atar, chambones, etc. No enseñan nada bueno al caballo, ni a coger contacto ni a tomar el bocado ni nada de eso que nos han contado habitualmente. Lo único que hacen es provocar una situación contra la que el caballo lo único que puede hacer es esconderse, usando el enorme rango de movimiento que le permte el ligamento nucal. A la vista puede parecer que el caballo adopta una postura reunida o bonita, pero solo a la vista. El caballo aprende que no hay otra salida que “esconderse·, puesto que es la única solución que le queda, ya que la presión es continúa e inamovible.

Clásico uso de las riendas de atar. Se cree que por llevar el cuello encogido el caballo va trabajando el el dorso, tomando contacto y empleando el cuello de modo óptimo, pero se consigue justo lo contrario.

Hemos de saber que si un caballo no responde a un estímulo o no se coloca en una determinada posición, pueden estar sucediendo dos cosas:

A_Que su cuerpo (músculos, articulaciones, etc.) no está preparado para adoptar la postura que le pedimos y del modo en el que se lo pedimos

B_Que tiene dolor o como mínimo molestias que le impiden adoptar dicha postura.

Hay una gran cantidad de caballos con lesiones y con una enorme aversión al trabajo debido al uso indiscriminado de rendajes. Caballos que han quedado casi inservibles gracias a que las personas que los han manejado les han colocado toda clase de rendajes que pasan por la boca con una sola idea:
“Vas a moverte en esa postura, quieras o no”

Si supierais lo frustrante que es estar frente a un caballo que si no se le hubiera trabajado tan mal, tendría un buen físico y una buena actitud hacia el ejercicio. Caballos a los que no solo les han destrozado parte de su cuerpo, sino sus ganas de colaborar. He conocido demasiados caballos así, y todos en su mayoría, por lo mismo: porque cayeron en las manos de personas que creen que un caballo es como una máquina, a la que pueden forzar a su antojo sin que ello traiga consecuencias.

Por eso, todo aquel jinete que pretenda conseguir a base de rendajes determinadas posturas, y sin dicho rendaje, su caballo muestra posturas “anormales”, se está engañando a sí mismo al colocar un rendaje y creer que así el problema está solucionado. Al revés, no solo lo oculta, sino que irá agravando el problema.

Aquel profesor o hípica que de clase con un caballo que por los motivos que sea, tiende a invertirse o mostrar signos de dolor, y para esconder dichas muestras de dolor, usen gomas o rendajes fijos a la boca del tipo que sean. ¿Qué clase de Equitación corrupta están enseñando? 

Con eso no hacen sino machacar al caballo y estafar a sus alumnos además de inculcarles al camino fácil y rápido del rendaje tramposo, en lugar de enseñar a sus alumnos a preguntarse qué puede pasarle a un caballo si es incapaz de colocarse en postura óptimas de trabajo. Pero para eso, estos profesores deben por un lado ser capaz de formular dichas preguntas primero, y ser capaz de encontrar respuestas, y después, claro está, deben tener los conocimientos suficientes para preparar un caballo de manera que vaya a más con el tiempo y pueda colocarse en cualquier postura, por exigente que sea, con la simple ayuda de sus manos y sus piernas, con un sencillo filete y sin más artificios.

Por último, veamos las principales consecuencias musculares de los rendajes fijos

_A más tensión en la parte superior del cuello,  mayor tensión se crea en las regiones lumbares y pélvicas. Esa tensión termina creando rigidez al principio y dolor con el tiempo, lo que claramente predispone a los caballos a no querer trabajar, ya que en estas posturas, el caballo lo pasa mal.

_Otros problemas que ese exceso de tensión crea en el cuello es la contracción excesiva del mismo, lo cual acarrea una musculatura desigual en ambos lados del cuello, pues al final, en su propia asimetría, el caballo intenta ir aliviándose como puede de la presión a la que le somete el rendaje en la boca. Con el tiempo, si bien al principio estas posturas las adopta el caballo para aliviarse, pero mantenidas a lo largo de días y días, hace que el cuello se vaya desarrollando de un modo desigual y eso dificulta aún más un trabajo de Equitación que ya de por sí se hará bastante difícil en un caballo sometido por un rendaje

_Con el cuello tan contraído como provocan las gomas, las riendas de atar y todo aquello que obligue el caballo a ir con el cuello encogido, la faringe no puede recibir todo el aire que los pulmones demandan, por lo que el corazón tiene que trabajar a muchas más pulsaciones para poder mandar la misma cantidad de oxígeno. Esto a la larga crea enormes problemas en todo el organismo del caballo, ya que el cuerpo recibe mucho menos oxígeno del que demandan sus órganos, y el corazón tiene que dar prioridad a los músculos puesto que el jinete le va pidiendo trote o galope, por lo que el caballo, acusa la fatiga cardiovascular, e igualmente su cerebro, que demanda bastante riego sanguíneo, e igualmente otros órganos importantes que se ven privados del oxígeno que requieren. Como es lógico, al pasarlo tan mal, el caballo, además de encaminarlo a la lesión, terminará odiando el trabajo.

_Con la postura de cuello forzada, los músculos y ligamentos del dorso estarán funcionando mal y recibiendo una presión contra la que en dicha postura no pueden defenderse, por lo que las apófisis espinosas sufrirán bastante y primero aparecerá dolor de dorso y después lesión.



_Ante la tensión inamovible que el rendaje provoca en la boca y ante la que el caballo ve que no puede escapar de ningún modo, reacciona bloqueando la mandíbula y las articulaciones adyacentes, por lo que además de encaminar a una más que probable lesión y rigidez de dichas zonas, vamos a tener un caballo que será imposible que haga Equitación, puesto que para la Equitación necesitamos tener todas las articulaciones del caballo descontraídas, y la primera de todas precisamente, ha de ser la de la mandíbula.


¿Tienes un caballo con el cuello invertido, y necesitas más información de la que encuentras en este artículo? 

PUEDO AYUDARTE

La semana próxima comienza mi nuevo curso online "Todo lo que tienes que saber sobre los rendajes", a un precio promocional de 69€ si te inscribes antes del 19 de agosto (después pasa a tener un precio de 95€).

Ve a este enlace para conocer el curso en profundidad y obtener más información


Y SI LO QUE BUSCAS ES EL MEJOR MODO DE ENTRENAR A TU CABALLO PIE A TIERRA PERO NO TIENES A NADIE QUE TE GUÍE EN EL PROCESO...

mi curso online de Trabajo a la Cuerda está especialmente diseñado para que partiendo desde cero, puedas ir aprendiendo todas las técnicas de este poderoso método de trabajo para fortalecer a tu caballo y cambiar todo lo que hasta ahora hacías con él.

Haz click en la imagen o en este enlace si quieres conocer con más detalle el curso y acceder a un fragmento totalmente gratis



martes, 6 de agosto de 2019

Rendajes en el trabajo a la cuerda: siempre bitless

A la hora de dar cuerda, no soy partidario de hacerlo nunca con filete ni nada en la boca, y si hablamos de rendajes, menos aún. ¿Motivos? 1_Un rendaje a la embocadura en la cuerda siempre fuerza al caballo a adoptar una cierta postura y mi concepto del entrenamiento de un caballo se basa en la invitación a adoptar esa postura de un modo progresivo. Por eso siempre que uso rendajes NUNCA JAMÁS los paso por una embocadura, siempre los uso bitless. 2_¿Qué pasa en caso de SUSTO O REACCIÓN DEL CABALLO? Esta es la otra parte de los rendajes a la boca que no me gustan nada. ¿Qué pasa si el caballo tropieza? ¿Qué pasa si tiene un susto o reacción brusca ante algo que le llama la atención? Justo eso es lo que sucedió en el caso de este vídeo. Si te interesa el asunto de los rendajes porque tienes un caballo con el cuello invertido y el dorso hundido, porque en tu hípica o alrededores careces de estímulos como cuestas, o simplemente quieres conocer más sobre este asunto tan importante y sobre el que tanta desinformación hay, el 19 de AGOSTO comienza mi nuevo curso online: TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE LOS RENDAJES, pie a tierra y en la monta. Más info en: http://www.tomasmateo.com/p/todo-lo-que-debes-saber-sobre-los.html