domingo, 28 de julio de 2019

¿Seguro que es caro alimentar bien a un caballo?


 “Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento”, dijo Hipócrates hace más de 2000 años. Más necesaria que nunca hoy día esta frase, en la que por cuatro perras una persona puede llenarse el estómago como nunca antes en la historia, pero eso sí, con alimentos de una calidad pésima. Con los caballos, pasa lo mismo. Un saco de 35 kg de avena cuesta entre 7 y 10 euros, y hay también un amplio abanico de piensos de varios cereales mezclados muy económicos y otros en forma de pellets también de precio muy accesible.  Con cualquiera de estos piensos baratos nuestro caballo, podrá comer varios kilos al día y estar rellenito e incluso gordo, al igual que una persona puede llenar su barriga con bollería, hamburguesa y pizza. Pero no esperemos, que con estas dietas, a priori económicas, pues después veremos que lo barato sale caro y que lo que parece caro en realidad es más barato de lo que creemos, y por otro lado, masivas en kilos, ni caballos ni personas estén sanas, rindan bien, etc.



Así, en la gran mayoría de consultas que me llegan sobre problemas con caballos, tales como que se excitan mucho al principio pero que no tienen aguante en cuanto empiezan a trabajar, inapetencia total por el ejercicio, caballos que se lesionan continuamente con lesiones “tontas”, y similares, las personas que me hacen estas consultas se siguen sorprendiendo de que en el pequeño cuestionario que les hago, les pregunto por la alimentación del caballo.

“¿Y eso que tiene qué ver con el problema de mi caballo?”. Y es que seguimos pensando que a un animal que ha evolucionado durante millones de años para moverse continuamente en busca de forraje y ciertas plantas, lo podemos encerrar y darle dos o tres veces al día un cubo de cereales, y que eso, no va a repercutir en absoluto en su rendimiento, fisiología, etc.

Vamos a dejar de lado hoy el tema del movimiento, que lo toco muy  a menudo, y vamos a centrarnos más en lo que come o no come un caballo.

Una vez les hago ver a estas personas la relación directa que hay entre lo que ingiere el caballo y su comportamiento y estado general, me preguntan: “¿y tú que le das a los tuyos?”. Mi respuesta siempre la misma: mucho forraje, variado y de la mejor calidad posible, y después, según el caballo y su fase de entrenamiento, puedo complementarle la dieta con ciertos piensos específicos

La receta mágica que obra milagros en todos los caballos: mucho movimiento continúo de baja intensidad y forraje variado a discreción 

Como ya sabéis, llevo un tiempo usando distintos productos de la marca alemana St Hippolyt, cuyo lema, alimentar como la naturaleza, es una idea que siempre debemos tener en mente. Entonces, suelo recibir la clásica respuesta de “es que esos son piensos caros”. Según la RAE, algo es caro cuando “tiene un precio alto o más alto de lo normal”.   Pero en el caso de una buena alimentación para caballos, tal cosa es una impresión errónea, y analicemos brevemente lo equivocados que podemos estar si pensamos tal cosa.

_Un buen pienso/alimento complementario no necesita darse en cantidades grandes.  Eso significa que no tendrás que dar kilos y kilos de pienso, y eso, de primeras, y si lo que quieres es mirar por tu bolsillo, te darás cuenta que no es tan caro, pues no necesitas tanto pienso al mes. Este es el gran cambio de paradigma que a muchas personas les cuesta, pues están acostumbrados a dar 6-8 kilos de pienso al día (y a veces mucho más), y se creen que si cambian a un buen pienso van a tener que seguir dando las mismas cantidades, y entonces multiplican los kilos, y claro, les sale a una burrada de euros al mes…pero esa es la cuestión: estos piensos necesitan muchos menos kilos y además funcionan mejor, por lo que la mayor de las veces, alimentar con avena puede ser hasta más caro, porque dan tantos kilos que a lo largo del mes les han dado una barbaridad. Además, la mayoría de kilos de avena que se les dan a los caballos, su cuerpo, incapaz de metabolizarlos, los expulsa, por lo que directamente, se están desperdiciando kilos y kilos de avena Y aunque la avena se muela o machaque, pasará lo mismo. No es una cuestión de masticación, sino de procesamiento del alimento. Te recomiendo además leer este artículo que escribí sobre los beneficios de pesar los kilos de lo que come tu caballo.



Pero es que además, una buena alimentación, hace que tu caballo obtenga los siguientes beneficios, que en mi opinión, SON IMPAGABLES. Y sí no, dime, cuánto vale para ti que:

-          Tu caballo rinda más y mejor, en definitiva, sea más divertido. ¿Qué precio tiene esto? ¡¡Impagable!! Todos los que estamos en Equitación es porque queremos divertirnos y pasarlo bien con nuestro caballo y que él se sienta a gusto con lo que hacemos. Tener un caballo que te responda físicamente en toda clase de situaciones es el mayor placer de un jinete. En cambio, intentar hacer Equitación con un caballo que no se siente bien, que no rinde, y que está molesto, es un auténtico suplicio para él y para nosotros.

-          Tu caballo, al trabajar más a gusto porque no tendrá el estómago lleno de kilos y kilos de avena o cereales crudos sin procesar que su metabolismo apenas puede digerir, trabajará mejor y por lo tanto cogerá mejor forma.

-          Al ir trabajando más y mejor y ponerse más en forma tendrá menos opciones de lesionarse.

-          Al suministrarle alimentos de calidad que puede sintetizar podrá optimizar los beneficios del ejercicio y reparar tejidos, construir masa muscular de calidad, etc. Es decir, se irá haciendo más fuerte.

-        Al ser menor cantidad de pienso la que das, y además de buena calidad, el caballo metaboliza los alimentos con facilidad, por lo que su cuerpo no está sometido al sobre esfuerzo continuo y dispone de más energía para el ejercicio por dos motivos: porque la digestión no le resta fuerzas y porque el alimento que digiere le da energía de más calidad.

Para ir terminando, vuelvo a ponerte ejemplos de personas. Tengo amigos que son padres de niños pequeños a los que alimentan continuamente con bollería, galletas, pasta, hamburguesas baratas, pizza, etc. Los niños están encantados con este tipo de comida puesto que tienen sabores muy potentes, y los padres más o menos contentos porque los niños "les comen bien" y están bien de peso. En cambio, protestan de lo que se gastan en tener que llevar a sus niños al médico continuamente por alergias, resfriados tontos, supuestos trastornos de conducta...no entienden que la mayoría de problemas físicos y mentales que tienen sus hijos, se los están creando ellos mismos con esa alimentación tan nefasta. Es doloroso admitir para ellos que sean los causantes de las enfermedades de sus hijos, no solo ya con esta alimentación tan poco adecuada, sino dejándoles que se pasen horas frente al móvil o la tablet, que hagan poco ejercicio, etc. Pero la naturaleza no entiende de sentimientos: si no haces el ejercicio adecuado y no te alimentas bien, aparecen los problemas físicos y mentales. Pues igual sucede con los caballos.

En resumidas cuentas, eliminar las clásicas dietas de poco forraje y mucho cereal crudo que el caballo no puede digerir, y asegurarnos un buen aporte de forraje y que si decidimos complementar con un determinado pienso específico y adecuado para nuestro caballo, le hará estar más sano, más dispuesto al ejercicio, más concentrado en todo lo que hagamos con él, lesionarse menos, y en definitiva, estar mucho mejor. 

¿Sigues pensando aún que dar de comer bien a un caballo es más caro que cebarlo con kilos y kilos de cereales?

En tal caso, como lector de mi página web puedes beneficiarte de un 10% de descuento en todas las compras que hagas a través de la página web de St Hippolyt, tan solo tendrás que introducir el código TOMMAS en tu pedido.

Con este descuento y con todo lo que hemos comentado, dar una mejor alimentación a tu caballo como verás no es tan caro como creías. En próximas entradas hablaré de qué productos de la marca son mis favoritos y porqué, pero mientras tanto espero que tú y tu caballo puedas beneficiarte de una mejor alimentación, que en combinación con las pautas de entrenamiento y ejercicio que siempre recomiendo, estoy seguro crearán un gran cambio en vuestro rendimiento general.









No hay comentarios:

Publicar un comentario