sábado, 12 de enero de 2019

Que no lo haya hecho nadie hasta ahora solo significa que podemos ser los primeros en hacerlo.

Recuerdo cuando hace unos años, los matasueños de rigor me decían que era imposible, que mi planteamiento de la Equitación era utópico. Fueron años de escuchar una y otra vez que lo que yo quería solo existía en mi mente, y que mejor me dedicara a trabajar los caballos como siempre se había hecho, que ya estaba todo inventado.
Ya hace tiempo que aquellos matasueños fueron a gastar su saliva en otros derroteros. Pero os seré sincero, hubo veces que estuve a punto de hacerles caso. Días en los que lo que lo poco que había construido a nivel ecuestre parecía que iba a desmoronarse de un momento a otro. Pero siempre, en el último momento, esa voz que todos llevamos dentro y que sale en nuestro auxilio cuando más la necesitamos, me decía que siguiera adelante, y que había mucho que ganar, y poco que perder.
Y en esas estamos. Amaneciendo cada mañana con ilusión de hacerlo mejor que el día anterior, de compartirlo con vosotros y de seguir recorriendo un camino, al que por suerte, no le veo fin. Gracias por estar ahí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario