sábado, 1 de diciembre de 2018

De caballo de carreras a caballo de Doma

No te lo parecerá, pero es el mismo caballo en ambas fotos. Las diferencias físicas son varias, pero la principal es la que más salta a la vista y en cambio, es la menos tenida en cuenta por la gran mayoría de propietarios y jinetes con sus caballos: EL TIEMPO. 7 AÑOS han transcurrido desde la foto en el hipódromo a la de la pista de doma.


La semana pasada os hablaba en un artículo de la importancia de no empezar a montar los caballos tan jóvenes como se suele hacer y os traigo este formidable ejemplo de cómo hemos de dejar las prisas de lado si queremos, como siempre digo, que el entrenamiento haga del caballo que esté más fuerte y sano, y no, todo lo contrario.
Sabéis que soy un enamorado del Pura Sangre Inglés y también un seguidor de los numerosos proyectos que hay en Inglaterra, Francia y Estados Unidos por ejemplo, para recuperar a estos caballos y darle una oportunidad en diferentes campos. Esta en concreto se llama Thoroughbred Dressage, y es una iniciativa liderada y gestionada por Louise Robson. Os dejo su página web por si queréis saber más de ella y sus purasangres que cambian los hipódromos por los cuadrilongos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario