miércoles, 21 de noviembre de 2018

Falsos mitos ecuestres: el caballo joven y el ahora o nunca


Uno de los mitos/tradiciones que más salud equina se ha llevado por delante es el de que los caballos han de empezar a montarse muy jóvenes, ya que de lo contrario, “será tarde”.

Sabéis que yo defiendo el deporte hípico, pero de un modo coherente con su salud y su bienestar. Estar en esta postura intermedia no está bien visto por el sector perroflaútico equino que considera maltrato desde dar una simple Ivermectina hasta poner un filete, pero también, le toca las narices a esa parte del sector hípico profesional que basa su economía en romper y machacar caballos. El primer bando sustenta sus argumentos en el manido rollo de “lo natural” y el segundo en el de “esto es así y punto”.

Foto  © Gillian Higgins & Horses Inside Out


Vamos nosotros – los que estamos en medio -  entonces a echar mano, una vez más, de CASOS REALES y que prueban que este camino intermedio es posible y que caballo y humano pueden caminar juntos de un modo en el que ambos puedan coexistir sin que el caballo sea el que salga perdiendo y llevar la esencia de la domesticación a los tiempos actuales, que por más que estemos en el 2018 y hagamos deporte con nuestros caballos, la domesticación en esencia es lo que ha sido siempre: “Yo-humano te cuido y tú-caballo me ayudas en mis propósitos”. 

Como digo, a los pobres caballos siempre les ha acuciado la falsa creencia de que si no son empezados a montar jóvenes, ya será imposible poder hacerlo en el futuro puesto que se convertirán en una especie de ser diabólico ingobernable física y mentalmente. Eso ha llevado a que los caballos, en su mayoría, hasta hace poco, empezaran a ser montados con 30 meses, la friolera cifra de dos años y medio. A esa edad, a pesar de que puedan estar grandes y musculados, SU ESQUELETO ESTÁ AÚN MUY LEJOS DE MADURAR.

Yo, por ejemplo, a mi yegua, no le puse mis posaderas encima hasta que tuvo bien entrados los 5 años. Eso sí, llevábamos trabajando Pie a Tierra desde mucho tiempo antes.  Y si bien ya es cada vez menos común la práctica de montar caballos con dos años y medio, aun se sigue creyendo por buena parte del ámbito profesional que el caballo debe empezar a ser montado muy joven, puesto que si no, será complicado hacer de él un caballo obediente, flexible, etc. Y en realidad, es justo lo contrario, y mientras más esperemos para subirnos, mejor, puesto que estaremos dejando que el cuerpo del caballo vaya madurando y fortaleciéndose de un modo natural. Siempre y cuando, viva en libertad y tenga además una buena alimentación, claro.

Justo debajo de este párrafo, veis a César Mañanes, del Centro Ecuestre Los Rosales de San Cristóbal. Conocí a César hace unos tres años y es desde luego uno de los jinetes nacionales que para mí indudablemente más mérito tiene. Me gustan los jinetes que ponen tanto tesón como ilusión y a César en esto no hay quien le gane. Prueba de ello es que es el único jinete español que actualmente se atreve a competir en salto, en pruebas importantes con un PRE, su inseparable Vilorto Damasco.

 César Mañanes y Épica, yegua empezada a domar con casi 7 años

Hace un par de años, más o menos por estas fechas, estaba yo trabajando los caballos de Yeguada Arenas de Adriano, y César vino un día con El Cura, nuestro maestro, pues estaba buscando un caballo o yegua para competir en completo. Vimos todos los potros y potras de las distintas edades, de los que por encima de todo, destaco en el recuerdo su buen carácter y sus ganas de agradar siempre.  Pero curiosamente – aunque yo ya me lo olía – se fijaron en una yegua que en ese momento ya estaba más cerca de los 7 años que de los 6. La única doma de la yegua consistía en ponerle la cabezada de cuadra e ir del ramal. Lo único que había hecho en su vida era vivir en el campo. La yegua, de nombre Épica, se marchó con César, y cómo podéis ver en las fotos, está rindiendo perfectamente en competición, y con respecto a su carácter, la yegua siempre ha mostrado sus ganas de colaborar. En el cuadro de abajo podéis ver la fecha de nacimiento de la yegua.



Os podría poner más ejemplos, algunos de incluso caballos que se empezaron a domar con más años y que rindieron perfectamente en competición. Precisamente, nuestro maestro, El Cura, repitió este proceso varias veces a lo largo de su vida deportiva, y en una ocasión, según me contó, incluso con una yegua de 11 años.

Para mí, la Equitación y los dogmas son totalmente incompatibles. Creo que la Hípica combina mucho mejor con la mente abierta y con estudios contrastados, como en este caso, ya que sabemos hoy sobradamente que la maduración del sistema músculo-esquelético del caballo es muy posterior a los tres años, y que además, no hay criterio etológico alguno al afirmar, que el caballo se vuelve indomable si no se le doma joven.

En breve seguiremos rompiendo otros dogmas y mitos falsos de la hípica…aunque hay tantos, que no sé por dónde empezar. ¿Alguna sugerencia?

¿Te interesa saber cómo Conseguir que un potro se convierta en un caballo sano?: Este artículo te puede dar algunas claves: http://www.tomasmateo.com/2016/11/como-conseguir-que-un-potro-se.html


La alimentación adecuada es fundamental para el fortalecimiento del sistema músculo-esquelético de tu caballo. Comprueba en la nueva web de St Hippolyt cuál es el pienso que mejor se adapta a las necesidades de tu caballo:  https://www.st-hippolyt.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario