lunes, 5 de noviembre de 2018

¿Comidas equinas divertidas?

Por supuesto, y coloridas, y variadas según la época del año. Una de las cosas que más llama la atención de las personas que me visitan, son las "risas" y las alegrías de mis caballos cada vez que llega la hora de alguna comida. Son una especie de relinchos que suenan literalmente a carcajada, o al menos, a que se ponen muy felices.
Los que me venís leyendo desde hace tiempo, sabéis la importancia que le doy a la nutrición de los caballos, por lo que siempre insisto en una buena base de forraje, piensos de calidad, etc. Bien, ¿Pero y si además de esto añadimos detalles que además de ser sanos les gusten?
Como digo, la base primaria ha de ser el forraje, que tenga siempre sus necesidades cubiertas en ese sentido. Después, un buen pienso. Yo ya llevo tiempo con piensos St Hyppolit, y cada caballo, come su tipo de pienso y la cantidad indicada. Después, lo que hago, es según la época del año, añadirle frutas y otros elementos, troceados y siempre sin pasarnos. También dependerá de qué caballo, qué tipo de fruta y la cantidad. De esta manera, añadimos algunos nutrientes extra y que les encantan, y tendremos caballos contentos y motivados con su comida.
En las fotos podéis ver las comidas de Atómico, Athenea y Copito de nieve, los cuales tienen aderezado su ración de pienso St Hyppolit con trozos de membrillo, granos de granada, ajos troceados y los últimos y pequeños higos que van dando las higueras. Todo es fruta fresca y recién cogida de los árboles. Es cierto que se pasa uno un buen rato "cocinando" estos platos equinos, pero merece la pena verlos después disfrutar tanto mientras se los comen.



No hay comentarios:

Publicar un comentario