martes, 2 de enero de 2018

5 motivos por los que debes entrenar a tu caballo fuera de pista


Estoy seguro que  si preguntamos a todos los propietarios de caballos del mundo qué es lo que quieren para sus caballos, todos responderán que “sean fuertes, felices y sanos”. Esas son precisamente las palabras con las que resumo mi objetivo diario con el tipo de entrenamiento que les doy a mis caballos y a todos aquellos con los que trabajo. Así, cuando me preguntan: “Pero entonces, qué haces realmente: ¿salto, doma, resistencia…?”. Les respondo que mi principal premisa es, efectivamente, que con el entrenamiento y el ritmo de vida que se les proporcione, los caballos se hagan cada día más fuertes física y mentalmente. Y para ello, parte fundamental del entrenamiento de cualquier caballo, además de combinar elementos de todas las disciplinas, debe ser el entrenar fuera de una pista llana. Hay que salir con todos los caballos fuera de las pistas y muy a menudo, y dentro de las diferentes opciones que podamos encontrar, aprovecharlas todas: cuestas, caminos de arena, terrenos duros, etc.

En este artículo he querido subir muchas fotos, todas propias realizadas en mis instalaciones con las que me gustaría que nos diésemos cuenta de que ninguna de las posturas que vemos en las fotos puede adoptarlas un caballo en una pista plana típica de hípica. Y estas posturas que vemos en las fotos, subiendo, bajando, colocando articulaciones y músculos de modos poco habituales, son los que le dan al caballo un entrenamiento completo.

En cambio, siento decir que la mayoría de entrenamientos de caballos en la mayoría de las cuadras e hípicas a las que voy, están muy anticuados y encorsetados en un sistemático y machacón trabajo de pista. Veo una constante en gran cantidad de jinetes: comprar lo último en equipamiento (protectores, botas, etc.) y una obsesión por el trabajo de pista, pero nada de incorporar entrenamientos completos para sus caballos. Y si a eso añadimos que esos caballos tienen como único ecosistema un box, mucho me temo que el efecto que pudieran hacer esos entrenamientos machacones y sistemáticos, sirven menos aún, ya que un caballo que no está mínimamente feliz ni dispone de un mínimo de horas aunque sea de pequeña libertad (recordemos que libertad es igual a movimiento y esto equivale a mayor salud), es imposible que rinda a tope. Es responsabilidad de los propietarios, exigir a las hípicas que en lugar de tanta cafetería, zona social y otras comodidades pensadas para los propietarios y alumnos, se planteen crear zonas de esparcimiento para el bienestar de los caballos.

Pero centrándonos en el entrenamiento, hoy sabemos sobradamente, que si el entrenamiento de un caballo se realiza exclusivamente en plano, y encima ese plano es una pista de impecable geotextil, nunca será un entrenamiento completo. Más bien, será bastante incompleto, y ojo, puede producir lesiones debido a que el caballo no llega a fortalecerse de un modo total, ya que el firme fácil del geotextil no exige demasiado esfuerzo, por lo que los caballos trabajados exclusivamente en geotextil y que además ni siquiera saltan y apenas galopan, no desarrollan importantes grupos musculares de su cuerpo, con lo que estos se van quedando entumecidos y atrofiados, a la par que los tejidos duros nunca se hacen realmente consistentes. Es por eso, que cada vez vemos caballos con atrofias de unos grupos musculares e hipertrofias de otros, puesto que un desarrollo muscular completo se consigue trabajando en superficies desiguales y que reviertan cierta dificultad, y sobre todo, lo que resulta preocupante, que caballos que a priori deberían estar sanos y libres de lesiones, pues no hacen un trabajo muy duro, tienen siempre lesiones tontas, como tendinopatías, cojeras intermitentes, etc, y esto es debido a que simplemente van de su box a la pista y de la pista a su box.



El trabajo de pista es solo una parte del esquema de entrenamiento
La pista es el lugar donde practicamos por un lado las nociones básicas (parada, transiciones, cesiones…) o sea, el lugar donde ensayamos el lenguaje de comunicación básico con nuestro caballo, así como ejercicios de doma para los que necesitamos ciertas referencias como una diagonal y un lugar plano y controlado en el que trabajar determinados ejercicios. Es fundamental y necesario dedicar un tiempo a este trabajo, pero donde verdad completamos el entrenamiento y  ponemos en forma un caballo, es en el campo, el verdadero GIMNASIO natural de un caballo, ya que no solo le FORTALECE, sino que le ESTIMULA mentalmente, algo muy importante y que repercutirá indudablemente en su mejora física global, ya que podemos trabajar mucho en pista, incluso con cavalettis y saltos, pero si el caballo no sale al campo, llegará un momento que estará totalmente desmotivado.

Además, un caballo que solo trabaja en pista, nunca estará domado realmente. Simplemente estará amaestrado y condicionado para que su cuerpo ejecute una serie de movimientos ante las diferentes presiones/peticiones del jinete. ¿Qué ocurriría con muchos de los caballos de Doma Clásica de competición si salieran un día al campo y tuvieran que enfrentarse a una bici de montaña que pasa por el lado, a un senderista con una chaqueta fluorescente o a una moto de enduro que se escucha desde decenas de metros? A veces, en concursos de doma o de salto, se ven caballos que fuera del cuadrilongo o de la pista de saltos, son inmontables o ingobernables.
Lo que me llama poderosamente la atención, es que en los últimos años he estado en varias cuadras e hípicas en las que entrenaban algunos jinetes profesionales de DC, y no he visto a ninguno de ellos ir más allá del camino que lleva del box a la pista. Ojo, que a muchos jinetes de salto también les veo rutinas parecidas. Y eso, tiene dos consecuencias claras y directas, y es que se trata de:

-          Caballos domados en falso

-          Caballos frágiles y propensos a lesionarse


Motivos por los que DEBES entrenar tu caballo fuera de pista:

-          1: El caballo recibe muchos más estímulos mentales. Su ánimo crece, y esto lo he visto en caballos que por el motivo que sea, están apagados de ánimo, como aquellos que han salido de lesiones o enfermedades o venían de largos periodos de reclusión en boxes. Los caballos más mayores al salir al campo rejuvenecen, se ponen más alerta y despliegan una energía que ya parecía apagada. Todos esos beneficios se producen porque los sacamos de la rutina y eso les estimula el sistema nervioso, sobre todo si les hacemos recorridos diferentes y no hacemos siempre el mismo camino.

-          2: Al ser un terreno desigual el caballo tiene q hacer más esfuerzo y emplear su musculatura de un modo óptimo, por lo que estamos previniendo lesiones y fortaleciendo el caballo. En resumen, estaremos mejorando su equilibrio, su coordinación y su propiocepción y su bienestar general.


-          3: Fomenta la salud cardiovascular del caballo. Aunque las salidas se hagan al paso, se obtienen grandes beneficios cardiovasculares, y sin necesidad de galopar incesantemente. Una salida al paso de 45-50 minutos al paso, es muy saludable para cualquier caballo. Si el terreno y la forma del caballo lo permiten, una trotadita y una galopadita corta, pondrán la guinda a un pastel que sentará de maravilla a cualquier caballo.

-          4: Incrementa y mejora la capacidad pulmonar del caballo. Sobre todo para caballos que viven en hípicas o cuadras con mucho caballo, que no suelen respirar en entornos de oxígeno puro. En las cuadras además, el orín desprende amoníaco que es perjudicial para los pulmones. Igualmente hay pajas o virutas muy polvorientas, e incluso muchas pistas levantan mucho polvo al trabajar. El sacarlos por el campo y que con el movimiento abran los ollares y demanden más oxígeno, es altamente beneficioso.


-          5: Su doma y su preparación mental es más real: un caballo que solo va de la pista al box y del box a la pista, no sabrá lo que es enfrentarse a situaciones de la vida real. En las salidas, el caballo se enfrenta al mundo y aprende a desenvolverse en él.



Es decir, la pista es un apoyo, pero nunca debe ser el trabajo exclusivo del caballo, ni el de doma, salto ni el de ocio. Todos los caballos, TODOS, se beneficiarán de las enormes ventajas que supone el entrenar fuera de pista. Recuerda además que esto es igualmente aplicable y posible a trabajo a la cuerda y pie a tierra y que puedes hacer fuera de pista. 
Muchas personas me dicen que es imposible que salgan al campo porque en la hípica en la que tienen el caballo no hay salidas al campo y la hípica solo dispone de pista. Bien en ese caso, la solución es buscar una nueva hípica lo antes posible. ¿O alguien matricularía a sus hijos en un colegio en el que no hubiera patios para jugar ni sitio para correr, jugar o pasear? ¿O quizás nos apuntaríamos a un gimnasio en el que solo hubiera máquinas para ejercitar pectoral y bíceps, pero no para otros músculos? ¿O que tal vez no tuviera cintas caminadores ni bicis estáticas? Pues esto mismo es una hípica sin salidas al campo. A la hora de elegir una cuadra para nuestro caballo, busquemos aquella que puede satisfacer sus necesidades básicas, no exclusivamente las nuestras. Eso le hará un caballo más feliz, más pleno y más sano, y todo eso redundará en que nosotros también lo estaremos, ya que eso supone menos gasto en lesiones y otros problemas de salud, y sobre todo, poder disfrutar más y mejor de nuestro caballo.

Recordemos que no solo se trata de estar en una hípica para trabajar montando a nuestros caballos, sino de darle la posibilidad de darle un paseo del ronzal, llevarlo a que coma pasto que crece del suelo, disponer de prados en los que pueda pasar varias horas al día suelto, etc., todo ello cosas muy positivas para él.


Tener un caballo implica muchas responsabilidades. En Andalucía, hay cuadras y picaderos de los toda la vida que aún siguen con un modus vivendi basado en el pupilaje de caballos que se pasan meses en una cuadra, hasta que llega la feria o la romería de turno. Pero ojo, que situaciones parecidas se dan en otros tantos lugares. Ni son caballos felices, evidentemente, ni están sanos, y además, es lógico que después sufran lesiones y otros problemas incluso más graves cuando los sacan a estos eventos para los que no están preparados. Este ya sería otro tema, pero creo necesario recalcar la importancia y los enormes beneficios de trabajar a los caballos fuera de pista. Espero haberte convencido en caso de que aun no lo hicieras.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario