martes, 12 de septiembre de 2017

Cómo combinar vacaciones para el caballo y mejorar su forma física

Llega el fin del verano y toca hacer balance de estos dos meses en los que trato de que los caballos hagan una auténtica vida de caballo sin que por ello pierdan la forma física e incluso la mejoren en algunos aspectos. Así que tras pasar la temporada de invierno y primavera en el entorno de Vejer de la Frontera, Cádiz, mi pequeña familia equina y yo pusimos rumbo a la finca familiar en la Sierra de Aracena como viene siendo costumbre en los últimos veranos.


 La idea es que tanto los caballos como yo descansen del trabajo diario propio de las hípicas y de cara a la competición pero sin olvidarnos de entrenar y a la vez ir preparando una sólida base de forma de cara a que en septiembre/octubre los caballos puedan retomar el trabajo con la mente totalmente despejada pero con su cuerpo preparado para los próximos retos deportivos. Las pautas que he seguido para conseguir ambos objetivos son:

-          Vida en libertad 24h/día durante los 7 días de la semana

-          Trabajo de gimnasia hípica combinado con trabajo pie a tierra como principales pilares de su entrenamiento

-          Forraje y pasto natural a libre disposición

-          Y sin olvidar detalles como duchas de agua fresca en las extremidades siempre después de trabajar, zonas expresamente preparadas para que se revuelquen siempre que quieran pero especialmente después del trabajo (la ducha les motiva a revolcarse), estiramientos, sesiones de masaje con el pad Equilibrium Therapy, etc.


Media hora al día de masaje con el pad Equilibrium es algo que les encanta y les relaja el dorso


Si bien intento que mis caballos y los de aquellas personas con las que trabajo más regularmente estén todo el año viviendo una vida equina lo más plena posible dentro de lo que supone ser un caballo de deporte, en verano intento siempre hacer una pausa que los caballos indudablemente, van a agradecer.

Al contar además con tanto pasto, el caballo se pasa todo el día con el hocico pegado al suelo, lo cual le proporciona innumerables beneficios físicos y mentales:

-          El dorso está estirado durante la mayor parte del día

-          El caballo, al masticar forraje tanto tiempo, segrega mucha saliva, lo cual regula el Ph del estómago y sacia posible acidez generada por el estrés de la competición, vida en box, viajes y comidas menos duraderas cuando no vive en zonas abiertas de pasto

-          La dentadura del caballo sufre un desgaste natural, ya que no solo mastican forraje, sino ramas y otras plantas de tallo más gordo y con las que se pasan minutos

-          El movimiento en busca de comida y de agua cuando les apetece, es lento pero continuo, lo cual fomenta la salud de tendones y articulaciones

-          El tener pasto a libre disposición, me permite quitarles casi por completo el pienso, y damos un descanso al hígado, riñones, etc. Es una especie de dieta détox.

Otros beneficios de la vida en libertad  son:
                                                                                                     
-          La vida en el campo les despierta la atención que parecían haber perdido. Esto lo he notado especialmente en caballos que vienen de estar en cuadras desde muy jóvenes. En su día a día de la hípica parecen dormidos y salen a pista como autómatas, y al llegar al campo, en poco tiempo, sufren un “despertar” y se llenan de vida y hasta rejuvenecen.

-          El caballo que vive en el campo te muestra cómo es realmente: no hay exceso de energía, no hay automatismos…es con la vida en el campo cómo mejor comprobamos que clase de caballo tenemos, sus puntos fuertes y sus carencias

-          Mejoran su agilidad, equilibrio, coordinación

-          Y así podríamos seguir, enumerando infinitas ventajas más.



Todo ello permite que los tengamos que trabajar por menos tiempo y con menos énfasis, ya que son ellos los que se están ejercitando solos continuamente. Por lo tanto, y de cara a encontrarme un caballo en óptima forma en septiembre - cuidado porque si lo dejamos a su libre albedrío sin trabajar nada de nada lo más probable es que adquiera sobrepeso y si no ha hecho nada de ejercicio será más costoso el volver a darle un mínimo de forma – me centro en dos tipos de trabajo aunque cada una tiene sus variantes:

-          Gimnasia Hípica. Ejercicios específicos para fortalecer todo el sistema músculo-esquelético. Este tipo de trabajo lo hago tanto pie a tierra como montado, según el caballo (edad, estado muscular, etc) y según la disciplina hípica a la que lo destine su propietario 




-      Trabajo Pie a Tierra con rendajes específicos como el Equicore. Aquí solo me centro en trabajo en plano, específico para abdominales y dorso.

Desde el invierno pasado he incorporado el sistema Equicore para el trabajo pie a tierra con excelentes resultados
d
La combinación de este ritmo de vida equino, junto al trabajo de forma física y la alimentación, hace que para el final del verano, los caballos se encuentren con una base de forma física muy sólida, una mente limpia y despejada dispuesta para el trabajo, y en plenas condiciones para recibir con fuerza la temporada que entra.

No obstante, este proceso puede evidentemente realizarse en cualquier época del año, y con cualquier tipo de caballo, sea de ocio o deporte, que indudablemente le beneficiará. Un plazo de dos a tres meses es más que suficiente (y necesario para caballos que llevan años en hípicas) para darle unas vacaciones a cualquier caballo que necesite despejarse de una vida clásica de box y pista, y que además, le servirán de fortalecimiento físico.

¿Tienes un caballo al que quieras darle vacaciones y que a la vez se ponga en forma de un modo sano y libre del estrés de una hípica tradicional? En este momento dispongo de dos plazas libres. Si te interesa, contacta conmigo a través de mi e-mail o del tlf 654_02_55_10. Las condiciones son:

-          Precio/mes: 550 euros

-          Pago del 1 al 5 de cada mes siempre por adelantado

-          1 mes de fianza

-          Incluye: entrenamiento diario/ piensos St Hyppolit/ forrajes de primera calidad. El caballo duerme en corral de 9x9 metros con cama de viruta. (Opción de dormir en box  de 3,6 x 3,6 disponible, pero con un coste añadido de 125 euros más)

-          El caballo si está herrado debe venir correctamente herrado y con un herraje reciente. Si está descalzo, contar con el recorte apropiado.

-          El cliente recibe un informe semanal con el trabajo realizado por el caballo, su progresión y otros detalles junto con fotos y vídeos.











No hay comentarios:

Publicar un comentario