viernes, 11 de agosto de 2017

Puesta en forma de un PRE obeso y con varios problemas añadidos

Este es en un caso muy especial, ya que se trata del reencuentro con un viejo amigo al que ya en otras ocasiones, he puesto en forma. Se trata de un PRE de 14 a, castrado, y lleva un año y medio viviendo en libertad, lo cual le ha permitido mantener un cierto grado de forma, su propiocepción alta y un carácter dispuesto, pero al ser un caballo algo delicado, me encuentro con varios problemas que atajar:

-          Obesidad. Me enfrento a un caballo deformado, con acumulaciones de grasa por diferentes zonas del cuerpo. Como todos los PRE, su metabolismo les predispone a la obesidad. Si aun no conoces las nefastas consecuencias que el sobrepeso puede acarrearle a un caballo, te recomiendo leas este artículo: Obesidad humana y obesidad equina.


El caballo justo antes de retomar el trabajo (17 julio del 17). Se observan las acumulaciones de grasa y el dorso hundido.


-        Dorso hundido. Al no trabajar los abdominales – que ayudan a sostener el dorso-  y tener una barriga enorme, el dorso está bastante hundido, debido al sobrepeso que tiene que soportar, ya que la barriga tira del dorso hacia abajo, y como decimos, los abdominales, carecen de tono muscular para soportarlo.

-          Forma física baja. Dentro de cada raza de caballos, hay individuos que se mueven más en el prado que otros, y este es de natural tranquilo. Sus compañeros de prado, por ejemplo, presentan un aspecto mucho más musculado y en forma que él.

-          Digestiones malas, diarreas. Este siempre ha sido un caballo al que la clásica dieta de avena y paja no le sienta bien. El almidón, mal admitido en general por todos los caballos, a este le sienta peor aun. La paja por otro lado, al ser un forraje de mala calidad, no ayuda a este problema e incluso lo empeora. El caballo tiene desde los glúteos hasta los corvejones y los menudillos, los chorreones de la diarrea propia de estos casos.





Cascos y línea blanca. Los cascos estaban bastante largos, lo cual no ha revertido mayor problema que el de un recorte apropiado, lo que ocurre es que al haber estado largo tanto tiempo, las lumbres han soportado una presión excesiva lo cual lleva a la distensión de la línea blanca, problema empeorado una vez más por las alteraciones metabólicas que producen los picos de insulina que da la avena en grandes cantidades. Recordemos que todos los trastornos metabólicos se suelen reflejar en los cascos, y el de la obesidad y las dietas altas en carbohidratos especialmente.







-          Picores y heridas. En anteriores ocasiones, este caballo había presentado el mismo problema, si bien en esta ocasión, se ha manifestado con más virulencia, probablemente acrecentado por la causa de que su dieta es pobre en aportes nutricionales y su sistema digestivo está por los suelos, lo cual hace que su sistema inmunológico apenas pueda defenderse de estas situaciones de alergia.


¿Cómo empezar entonces con un caballo al que le sobran unos 80 kilos de grasa repartidas por todo el cuerpo, con el dorso peligrosamente hundido y que además está visiblemente molesto por sus problemas digestivos e intestinales?

1_Con una puesta en forma en fase inicial solo pie a tierra que si bien pensaba darle una duración de 15 días, he prolongado casi hasta el mes, debido a que no he visto el dorso con garantías en el tiempo previsto.

2_Con un cambio de dieta. Se le elimina la avena y la paja y se cambia por heno de pradera, a la par que se le suplementan unas vitaminas y varios dientes de ajo repartidos a lo largo del día para fortalecer su sistema inmunológico a la par que ahuyentar a insectos. Ahora además que empieza la segunda fase de su entrenamiento y empezaremos a exigirle más trabajo, le daremos un pienso especial para caballos que tienen tendencia a engordar pero que necesitan un pienso completo que les aporte los nutrientes necesarios. Se trata de Equigard, de St Hyppolit. En este enlace tienes más info sobre este pienso y la opción de comprarlo: https://st-hippolyt.de/Spain/index.php/es/comida-basica/77/equigard-detail



3_Un cambio en el manejo y modo de vida del caballo. De estar en un prado en el que se rasca con diferentes árboles y zarzas que le producen cortes, pasa a estar unas horas al día en box y otras suelto.

Las cuatro primeras semanas, el trabajo de recuperación cardiovascular y de puesta en forma general las he hecho exclusivamente pie a tierra para preservar su dorso a la par que lo vamos fortaleciendo. 

Y os preguntaréis: ¿Por qué esperar tanto para subirse? Por supuesto, para ir fortaleciendo el dorso y que el caballo vaya ganando forma en general hasta que me suba, pero todo ello se resume en una frase magistral de mi maestro (José Manuel Sales Pons “El Cura”):

“PARA QUE UN CABALLO NOS LLEVE BIEN, PRIMERO ÉL HA DE LLEVARSE BIEN A SÍ MISMO”.

Así que empiezo a trabajarlo sin montarme con dos objetivos prioritarios:

1-      Forma física: perder grasa, ganar músculo y capacidad cardiovascular (al haber estado  viviendo en un prado grande, conserva un mínimo de forma que me permite empezar mejor de lo que esperaba)

2-      Dorso: No podemos dejarnos engañar por la grasa que inunda su cuerpo (y el de otros tantos caballos) y creer por eso que está fuerte. Además, el exceso de panza que tiene “tira” del dorso hacia abajo, por lo que esta primera fase la hago solo pie a tierra para no sobrecargar con mi peso una zona ya de por sí falta de musculatura por un lado y debilitada por la barriga que lo tira hacia abajo. Por lo tanto, no me arriesgo y los primeros 30 días, todo el trabajo es pie a tierra, que me permitirá ayudarle a que pierda barriga y que fortalezca dorso . Si se tratara de un caballo que ha estado estabulado aun me plantearía más semanas de pie a tierra hasta montarme. Una vez me monte, lo haré 3 veces por semana, en sesiones cortas (20 min) y principalmente al paso, con una montura y una cincha adecuados a su conformación, y progresivamente iré pidiéndole minutos de galope. Otros tres días serán de TPaT y uno de descanso.

Problema y solución:

Obesidad:  ejercicio + eliminar avena y sustituirlo por Equigard de St Hyppolit

Dorso hundido: eliminar barriga, trabajo PaT especial para fortalecer dorso

Digestiones malas, gases, diarrea: avena free, pienso nuevo

Alergias, picores: nueva alimentación (sistema inm bajo, ajos, pienso…), higiene, en vez de libertad total, box + prado

 4 de Agosto: el caballo ha perdido peso pero el dorso aun presenta un aspecto hundido

11 de agosto: mayor pérdida de peso y el dorso ya empieza a mostrar mejor aspecto

No hay comentarios:

Publicar un comentario