miércoles, 27 de julio de 2016

6 elementos clave del deporte humano aplicable al entrenamiento equino

Siempre digo que el mayor problema de la Equitación es que la gran mayoría de sus practicantes (en España) no la consideran como un deporte igual que el resto, por lo que no avanza a la misma velocidad que el resto de deportes y disciplinas olímpicas. Esto es extensivo tanto para los entrenamientos de caballos como de los propios jinetes. En mi caso, practicante de distintos deportes desde siempre, penalizo el que tengo menos horas a caballo que otros jinetes, aunque esas horas han sido a favor  de entrenamientos que me permiten hoy abordar al caballo como un deportista y darle entrenamientos mucho más coherentes que los que se siguen empleando en no pocos caballos.

American Pharoah, el paradigma del caballo atleta actual

A día de hoy, un setenta/ochenta por ciento de mi entrenamiento es para la Equitación, y el resto, para seguir entrenando Artes Marciales, elasticidad, fuerza y resistencia. Por ello, enfoco mi entrenamiento y el de mis caballos como el de cualquier deportista moderno, para lo cual intento estar al día de todo lo que ocurre en el deporte de alta competición en materia de entrenamiento e intento aplicarlo al entrenamiento equino.

Especialmente accesible es la información relativa al fútbol, ya que lo tenemos en sobredosis a todas horas y todos los días de la semana. A mí, que nunca me ha gustado ni jugar al fútbol ni ver partidos, es curiosamente ahora cuando más atención le estoy prestando, ya que al ser un deporte tan practicado y que mueve tantos millones de euros, se preocupa por obtener el máximo rendimiento de sus jugadores, por lo que aplica lo último en materia de medicina científica moderna deportiva.

Aunque también los tenistas de alto nivel, los pilotos de motos y fórmula 1, y demás deportes que mueven presupuestos multimillonarios, son disciplinas de las que podemos aprender mucho precisamente por aplicar lo mejor en materia de entrenamiento. Veamos qué elementos son los que extraigo tras la observación continuada de dichos deportes.

1_Factor psicológico. Lo pongo en primer lugar por considerarlo el que menos es tenido en cuenta a nivel general en Equitación. Para cualquier deportista de élite, el elemento psicológico es tan importante que ya no hay plantilla de fútbol o deportista de alto nivel que no cuente con un psicólogo deportivo. ¿Por qué? Sencillo: si mentalmente no estamos al cien por cien, es imposible que el cuerpo rinda como deba. Fue Descartes el que impuso el precepto, ampliamente aceptado por buena parte de la comunidad científica hasta hace poco, de que la mente era independiente del cuerpo. Pero por suerte, se ha comprobado fehacientemente que nada más lejos de la realidad. El buen estado emocional, y el grado de motivación mental adecuado, es lo que nos lleva no solo a que nuestro cuerpo responda a las exigencias físicas de una competición, sino a ir más allá y a romper nuestros propios límites e incluso a veces superar situaciones que parecían irreversibles.

¿Nuestro máximo exponente en este sentido? Rafa Nadal, sin duda, quien ha sido capaz de ganar partidos que todos ya le daban por perdido. Su grado de confianza en sí mismo, le ha llevado a romper barreras físicas de agotamiento y a darle la vuelta a situaciones en las que otros hubieran tirado la toalla sin dudarlo. Es un claro ejemplo de buen entrenamiento físico, capaz de subir la intensidad y de mantenerla hasta terminar ganando, gracias a una combinación de fuerza, resistencia, técnica y motivación.



Los mejores entrenadores de fútbol de hoy día, así como los preparadores de los atletas de alto nivel, lo saben y miman el estado psicológico de sus jugadores, no solo contando con los servicios de psicólogos deportivos, sino implicándose ellos mismos en cuanto pueden en la motivación de sus deportistas. El más claro ejemplo en el fútbol, lo tenemos en el Cholo Simeone, quien se ha hecho famoso en el mundo entero gracias a la implicación que tiene en su plantilla. 



El Cholo sigue siendo un atleta, que entrena y se deja el pellejo en cada entrenamiento, sabedor de que eso no solo le hace encontrarse mucho mejor físicamente, sino que ese grado de implicación motiva a que sus jugadores se esfuercen a tope. Pero además, cuenta con un preparador físico que se ha hecho muy conocido, “el profe Ortega”, no solo por sus técnicas de entrenamiento, sino por el cuidado que pone en motivar a cada jugador de la plantilla.





Ahora bien, trasladando esto mismo a los caballos, ¿cuántos jinetes y preparadores se preocupan por mantener una motivación psicológica alta en sus caballos? Ejemplos a seguir los tenemos sin duda en todas las disciplinas (en España, en DC, Beatriz Ferrer-Salat es probablemente el mejor ejemplo en este terreno), aunque aquí aún nos queda mucho en este sentido. Pretender que un caballo lo de todo físicamente sin tener en cuenta su estado mental, nunca permitirá que ese caballo rinda al máximo, al igual que un deportista humano carente de motivación, nunca rendirá igual que uno motivado.

“Pretender que un caballo lo de todo físicamente sin tener en cuenta su estado mental, nunca permitirá que ese caballo rinda al máximo”

Por suerte, los caballos no necesitan un psicólogo deportivo, sino que basta con que todos los días salgan de su box, se relacionen con otros caballos, y en definitiva, les demos una vida lo más parecido a una vida equina plena. Cuanto más les demos en ese sentido, más motivados estarán y mejor rendirán que si tenemos un caballo con una vida gris y en la que  solo se le saca del box para trabajarlo en una pista.

Beatriz Ferrer-Salat es probablemente el mejor ejemplo español de entrenamiento cruzado de caballo y jinete

2_Nutrición. Si ya todos los deportistas cuentan con un psicólogo deportivo, igualmente cuentan con un nutricionista. La razón es bien sencilla: si no comes lo que tu cuerpo necesita, el cuerpo se deteriora en lugar de mejorar con el entrenamiento. Eso lo saben en cualquier deporte, y por eso, no hay más que ver los físicos que tienen los atletas de hoy, en comparación con los de hace 40 años. Si entrenas duro, has de comer bien.

“Si entrenas duro, has de comer bien. Tu caballo igual. Pero bien en un pienso significa calidad, no cantidad”

En caballos en cambio, sobre todo a nivel amateur o semi-profesional, se sigue dando de comer más cantidad que calidad, pensando en que lo importante es llenarle el estómago al caballo, en lugar de proporcionarle las proteínas, vitaminas, aminoácidos, minerales, etc. que realmente requiere para poder fortalecerse y recuperarse tras el entrenamiento diario. La buena noticia es que en España cada vez contamos con mejores profesionales de la nutrición equina y sin un gran coste nos podrán asesorar sobre la dieta más adecuada para nuestro caballo.

3_Planificación de la temporada. Los entrenamientos hay que planificarlos, no se puede pretender obtener buenos resultados sin planificación. En este artículo, te dejo un modo muy útil de planificar el entrenamiento de tu caballo

4_ Carga e intensidad de entrenamientos antes de una competición. Los buenos deportistas humanos tienen claro que el día antes de una competición no se consigue nada por más que entrenemos, ni tampoco la semana antes. La buena forma física es el resultado de meses y años de preparación. En el lado contrario está el método del mal estudiante: querer estudiarlo todo el último día.

Hoy día, cualquier deportista serio que sepa algo sobre entrenamiento, el día antes de una competición apenas entrena, deja su cuerpo en reposo, a lo sumo hace algo de ejercicio ligero, estiramientos o pasea, para tener al día siguiente todas sus reservas de energía a tope, sus músculos a plena disposición, y como no, la mente despejada (de nuevo el factor mental en juego).
Pues yo aún sigo viendo jinetes de salto o de cross que el día antes de una competición saltan, y a jinetes de doma que el día antes de competir machacan una y otra vez la reprise…



5_Recuperación post-esfuerzo. Si antes hablábamos de la importancia de no sobre-entrenar en los días previos a una competición, igualmente importante es saber retomar el trabajo tras una competición. Hay muchos jinetes que si el domingo no han tenido el resultado deseado, el lunes por la mañana machacan al caballo con la reprise o con el recorrido según sea el caso. Como si fuera una lección que a base de repetirla sin sentido entrará en la mente del caballo. ¿Pero alguien cree que justo después del esfuerzo de la competición y del transporte un caballo está en las mejores condiciones de volver a entrenar?

Ese entrenamiento solo servirá para machacarlo y predisponerlo en contra del trabajo, además de que puede incluso lesionarlo por el sobre-esfuerzo.

Este tipo de entrenamientos de “castigo” se daba antes con frecuencia en el fútbol, según he podido investigar. Cuando un equipo tenía un mal resultado, justo al día siguiente, y apenas se bajaban del autobús o del avión, el entrenador se los llevaba a entrenar para que “aprendiesen la lección”. El problema era que además del esfuerzo del partido, las horas posteriores al mismo se las habían pasado sentados en el autobús o en el avión, por lo que sus cuerpos apenas habían podido descansar ni tampoco eliminar los desechos metábolicos del esfuerzo del partido, por lo que entrenar en esas condiciones no sirve para nada, pues el cuerpo no responde y la mente no está receptiva.

En el caballo, esto es más importante aún, y los días después de una competición, sobre todo si se trata de concursos exigentes de completo, salto o raid, lo que hay que hacer con el caballo es sacarlo a andar o soltarlo en el prado para evitar agujetas, darle mucha actividad alternativa al entrenamiento para que su mente desconecte, etc. Y una vez tengamos al caballo sin agujetas, con su físico recuperado y con la mente limpia, empezaremos a repetirle las lecciones que hagan falta, poco a poco, y siendo conscientes de que el entrenamiento completo de un caballo, es un camino de años.

“el entrenamiento completo de un caballo, es un camino de años”

6_Entrenamientos actuales: entrenamientos combinados. Este tipo de entrenamiento consigue lo mejor a nivel físico (da tiempo a recuperar músculos porque no implica los mismos todos los días) y mental (la diversidad mantiene fresca la mente y por lo tanto la capacidad de aprendizaje es mayor)
No hay más que observar los entrenamientos de los futbolistas (hay días que hacen de todo menos jugar al futbol) y el de pilotos y cualquier otro deportista del siglo XXI: cada día se entrena una cosa.

Espero que estos seis factores os ayuden a mejorar los entrenamientos de vuestros caballos. Recordemos que estamos en el año 2016. La ciencia ha avanzado mucho y sus progresos permiten que los seres humanos practiquen deportes de un modo mucho más sano, longevo y duradero. Dejemos de creer que la Equitación es un arte, una tradición (que indudablemente algo de eso tiene), y apoyémonos en verdades científicas irrefutables y consolidadas para que los caballos también sean unos deportistas sanos y motivados, que puedan crecer junto a nosotros física y mentalmente por muchos años.


“Dejemos de creer que la Equitación es un arte o una tradición y apoyémonos en verdades científicas irrefutables y consolidadas para que los caballos también sean unos deportistas sanos y motivados”

No hay comentarios:

Publicar un comentario