sábado, 13 de abril de 2013

IMPRESCINDIBLE PARA LOS JINETES Y PROFESORES DE EQUITACIÓN DEL SIGLO XXI



El programa de radio, mis investigaciones para los artículos que escribo en Galope, y en definitiva, el estar metido en tantos fregaos ecuestres, me lleva a una conclusión, que es compartida con muchos de los ganaderos y toda serie de profesionales de la Equitación con los que hablo, cuando nos planteamos los requisitos necesarios para el jinete o técnico de Equitación del siglo XXI, es decir, el siglo en el que nos encontramos desde hace trece años, si bien, parece que muchos aun no se han dado cuenta de esto.

Y todo esto surge cuando te encuentras frente a una pista, y ves montar cierto jinete o amazona y ves que sin duda posee buenas maneras, una gran afición y capacidad de sacrificio para dedicarle horas y días a su profesión. Ves que le espera un buen futuro por delante, pero sabes que si a esos ingredientes, esa persona le añadiera un par de condimentos, podría ser un excelente jinete o profesor de Equitación. Y esos extras, no son más que lo siguiente:

- Afán continuo de formarse. Hoy día hay clinics, cursos y seminarios, a los que hay acudir en función de lo que tiempo y economía permitan, sin duda, pero además, poseemos dos complementos maravillosos y económicos: internet y los libros. Hay que leer muchos libros sobre técnica, morfología y todo aquello que concierne al caballo, pues cuanto más sepamos del animal con el que se trata, mejor lo conoceremos, y mejor será nuestra comunicación con él, es decir, nuestra Equitación. Igualmente, hay que dedicar un tiempo semanal a la búsqueda y visionado en la red de lo que hacen otros jinetes, de sus entrenamientos y reprisses, de seminarios, etc. En el momento que una persona no se está formando continuamente, se estanca, y eso imposibilita la mejora, así que nunca podrá ser el mejor. Y además, otros si se preocupan de mejorar continuamente, por lo que el que no se suba a este carro de la formación permanente, se quedará atrás.

- Idiomas. El jinete o amazona debe saber hablar y leer inglés, si no, nunca llegará todo lo lejos que podría. Inglés como mínimo, aunque me atrevería a decir que casi también el francés.  A través de estos idiomas, podrá acceder a la literatura hípica más avanzada del mundo, y de nuevo, poder ver - y entender - vídeos en estas dos lenguas. Y ello además, le permitirá formarse en el extranjero. Pasar uno o dos años como mínimo en Francia, Alemania, Holanda o Estados Unidos es el mejor complemento para un jinete de hoy. Sonará extraño, pero en el mundo actual, es mucho mejor dominar estos dos idiomas que tener una carrera universitaria, sobre todo, si se es profesional de la Equitación a nivel de doma, monta o entrenamiento. Hay miles de licenciados universitarios con másters y seminarios a sus espaldas en paro, por lo que esa formación universitaria hoy, no es garante de nada. En cambio, una sólida experiencia como jinete, en una persona que domina idiomas y por ello sale de España a formarse con los mejores profesionales del mundo, y que demuestra un continuo afán por aprender y seguir estudiando y mejorando en su campo, es seguro, que tendrá un lugar privilegiado en la Hípica.

Y ahora, hemos de preguntarnos, ¿Cuántos hacen esto? ¿Cuántos de los profesionales de la Equitación dedican un tiempo a la semana a su mejora continua, a su formación intelectual? Lo digo porque me muevo continuamente en hípicas, ganaderías y concursos, y algunos chavales, cuando me dicen: "Tomás, tú que estás todo el día pa'rriba y pa'bajo, a ver si te enteras de alguna ganadería o un sitio que den un buen trabajo montando caballos...". A lo que yo les respondo, "claro, pero antes dime una cosa: ¿qué ofreces de especial?". Y entonces, extrañados, me miran como diciendo, "¿Cómo?". Y entonces, se lo vuelvo a repetir, y para que me entiendan, les añado, que gente que monte caballos, sin más, las hay a porrillo, pero si de verdad quieren labrarse una carrera como jinete, como un buen domador, si de verdad quieren entrar en una ganadería que les permita aspirar a estar arriba, tienen que aportar valor. Y ese valor, viene de la formación. Y la formación, está en manos de cada uno. Hoy más que nunca, es imprescindible el valor añadido en cualquier profesión. Todos buscamos al mejor si necesitamos un abogado, un dentista o un mecánico. Así que los jinetes y amazonas que de verdad quieran labrarse una carrera hípica, así como los profesores de Equitación, tendrán que adoptar un camino de formación que no debe acabar nunca. No son pocos los que lo están haciendo en nuestro país, formándose tanto aquí como en otros países, pero deberán ser más, y olvidarse de las viejas costumbres, que por desgracia, aquí, en Andalucía siguen pesando mucho. 

Acompaño esta reflexión con una foto que hice en un clinic de Joaquín Olivera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario