domingo, 21 de octubre de 2012

Y finalizó el Salón del Caballo de El Jadida.


Habrán de pasar unos días antes de que pueda preparar el reportaje completo, pues el material a editar es extenso. Prácticamente he cerrado las puertas de las instalaciones, y ha sido un gusto trabajar aquí pues la organización ha sido excepcional y además se han preocupado en todo momento para que no faltase de nada.

sábado, 20 de octubre de 2012

Tercer día en El Jadida

Hoy, a pesar de haber hecho unas 500 fotos y unos diez vídeos, prefiero dejar un audio. Es el sonido de la Tbourida, es la historia en vivo.

                                                       



viernes, 19 de octubre de 2012

Crónica express del segundo día en El Jadida

Aquí la agenda es muy apretada, así que brevemente comento que, entre otras cosas, he presenciado parte del concurso morfológico de Caballo Berberisco, parte del concurso de saltos del Gran Premio de Marruecos, y sobre todo, he podido disfrutar de la Tbourida. Es todo un espectáculo tanto para la vista como para los oídos, pues el jaleo que se forma entre los disparos y el clamor del público, levantan a un muerto.

Dejo un par de fotos a la espera de editar todo el material a la vuelta.






jueves, 18 de octubre de 2012

Primer día en el Salón del Caballo de Marruecos

Llegué ayer a tierras de El Jadida, a unos cien kilómetros al sur de Casablanca, para asistir a la Quinta Edición del Salon du Cheval d'El Jadida.

El programa de actividades es muy variado, y la zona que dedican al Salón es inmensa, no solo los pabellones cubiertos, sino todo el terreno que hay para las sorbas, con jaimas en las que acampan en estos días y en cuyas inmediaciones amarran a los caballos con los que van a concursar en la Tbourida que se celebra.

Todo lo que puede verse por aquí es muy interesante, pero sin duda es la Tbourida el principal motivo de mi visita, ya que pretendo hilar las posibles conexiones de esta tradición ecuestre con la doma vaquera. He podido pasear entre los caballos y sus jinetes por la zona donde acampan para ir conociendo más y mejor todo lo que la rodea, y de momento puedo adelantar, que sus caballos, no distan mucho de determinados ejemplares  españoles. Los estribos son casi idénticos a los de nuestras monturas vaqueras, así como otros elementos de sus arreos.

Dejo algunas fotos de este primer día.

Stand del Racing & Equestrian Club de Qatar, uno de los más animados de todo el Salón.

La Guardia Real de Marruecos, de rica tradición ecuestre.

Caballo berberisco con los arreos propios de Tboourida

Hay una impresionante exposición sobre la Historia del Caballo y el caballo en la guerra. Esta foto pertenece a la vitrina de China, que rezuma la exquisitez ecuestre propia de un país que siempre estuvo a la vanguardia de la Equitación en la Antigüedad.


El stand de la yeguada al-Boraq, una de las más fuertes de Marruecos, campeones en caballo berberisco.



martes, 2 de octubre de 2012

Grandes Tradiciones ecuestres

Habitualmente, en Europa, solemos centrarnos en todo aquello que es cosecha propia, y desde el Renacimiento, Grecia y Roma son considerados los pilares del progreso y la civilización. Pero ello nos ha llevado a obviar otras tradiciones, culturas y civilizaciones mucho más antiguas. No es mi intención entrar en la clásica disputa de si unas u otras son superiores en tal o cual cosa. Cada sociedad produce y crea según su conocimiento, y nuestra obligación es, pasado el tiempo, ser analíticos y asépticos, y extraer de ellas lo que mejor nos sirva.

A nuestro alcance están los manuales de Podhasky, La Guérniere y Fillis, entre otros, los cuales deberían encontrarse en la estantería de todos aquellos aficionados a la equitación con un mínimo de inquietudes, pues son de un valor incalculable. Ahora bien, yendo más allá de nuestro orbe ecuestre conocido, hay otras tradiciones ecuestres de una gran riqueza. En mi caso, presto especial atención a la cultura ecuestre del mundo árabe, directamente ligada al PRÁ. Pero hay otras, que no le van a la zaga y bien merecerían más atención por nuestra parte. Mongolia, sin duda, desde donde los mongoles conquistaron buena parte del mundo conocido gracias a la especialísima relación - pocos casos similares se han dado en la Historia - que tenían con sus caballos. Y en otros lugares del mundo, a poco que profundicemos, encontraremos interesantes sorpresas ecuestres.



Aunque reconozco que la que más me llama la atención últimamente, es la tradición ecuestre japonesa, íntimamente ligada al samurái y a sus obligaciones como soldado. Para el samurái, la equitación era una de las seis artes marciales que debía dominar. Con ella combinaba el uso del arco y de la katana. En mi estudio de las artes marciales, he encontrado referencias a la equitación en escritos de samuráis, pero aún no he podido encontrar tratados específicos propiamente, en los que se hable de la doma, el tipo de caballos, etc. En Europa, y en España, tenemos este tipo de obras desde hace siglos, e igualmente los hubo en el mundo árabe (también se escribieron algunos en al-Andalus), llamados tratados de Furusiyya. Dejo unas ilustraciones japonesas que nos dan muchas pistas del concepto de equitación del Japón tradicional.